Moses Malone no solo será recordado por sus rebotes y sus tres trofeos de Jugador Más Valioso, sino también por hacer sonreír a la gente.

En un funeral marcado por las risas de muchos de sus colegas de la NBA y cientos de personas en la Iglesia Lakewood de Houston, se recordó el sábado al miembro del Salón de la Fama como un hombre bondadoso y amable.

Malone, de 60 años de edad, falleció hace una semana. En 1974 se convirtió en el primer jugador en pasar directamente del bachillerato al profesionalismo y terminó asistiendo a 12 Juegos de Estrellas.

El legendario Charles Barkley fue el responsable de la elegía. Se refirió a Malone como "Papá" y recordó que cuando le pidió consejos a Malone durante su temporada de novato con los 76ers de Filadelfia, Malone le respondió que era gordo y holgazán.

Malone es el líder histórico de la NBA en rebotes ofensivos. Llevó a los 76ers al campeonato de la NBA en 1983. En 1979 y 1982 fue Jugador Más Valioso mientras militaba con los Rockets de Houston.