Un año después que un jurado federal lo condenó por delitos vinculados a un brote de salmonela al que se atribuye haber matado a nueve personas y enfermado a centenares, el exejecutivo Stewart Parnell regresa a un tribunal donde podría ser sentenciado a prisión de por vida.

La audiencia de sentencia se lleva a cabo el lunes en Albany, Georgia, para el expropietario de Peanut Corporation of America, de 61 años de edad. Junto con Parnell comparecen dos coacusados --su hermano y un gerente de la planta-- quienes también han sido hallados culpables en lo que los expertos califican como el primer juicio por intoxicación alimenticia a procesadores estadounidenses de alimentos.

Parnell fue condenado el 19 de septiembre del 2014 de despachar a sabiendas mantequilla de maní contaminada con salmonela desde su planta de Blakely, Georgia, a Kellogg's y otros clientes que la usaron en una variedad de productos alimenticios para seres humanos y para animales. El jurado también halló culpables a Parnell y su hermano, Michael Parnell, de falsificar resultados de pruebas de laboratorio exploratorias de salmonela.

Los hermanos fueron acusados después que un brote de salmonela que enfermó a 714 personas en 46 estados fue rastreado a la planta de Peanut Corporation en Blakely, Georgia, a principios del 2009. Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades reportaron que nueve personas que comieron mantequilla de maní contaminada murieron durante el brote en 2008 y 2009, aunque no pudieron asegurar con certeza de que la salmonela hubiese sido la causante de todas las muertes.

Los investigadores federales hallaron en la planta filtraciones en un techo cucarachas y evidencia de roedores. También descubrieron correos electrónicos y registros según los cuales productos alimenticios que contenían salmonela, comprobada en exámenes de laboratorio, habían sido despachados a los clientes de todos modos. Otras tandas de productos no fueron examinadas pero fueron enviadas a los clientes con registros faltos de laboratorio que aseguraban que estaban libres de salmonela.

En una orden judicial el viernes, el juez W. Louis Sands indicó que Stewart Parnell enfrenta una posible pena de prisión de hasta 9.636 meses, equivalente a 803 años. La oficina que prepara informes previos a la sentencia para orientar a los jueces federales recomendó la severa sentencia en base al número de enfermos y cálculos de que el brote, que desencadenó uno de los mayores retiros de alimentos en la historia de Estados Unidos, costó a los clientes de Parnell 144 millones de dólares.

El juez tiene autoridad para imponer una sentencia más leve.

Randy Napier, cuya madre de 80 años en Ohio murió de intoxicación con salmonela después de comer mantequilla de maní contaminada de la planta de Parnell, anticipó que atestiguará en la audiencia y pedirá al magistrado que no sea clemente. "Debemos enviar un mensaje a estos procesadores de alimentos", dijo el residente en Durham, Carolina del Norte. "Nadie más tiene que pasar por lo que pasamos nosotros, ver morir a mi madre".