Andy Murray puso a Gran Bretaña de vuelta en una final de la Copa Davis tras una ausencia de 37 años al ganar el punto definitivo en la serie contra Australia.

El británico, tercero en el ranking mundial de la ATP venció con autoridad al australiano Bernard Tomic por parciales de 7-5, 6-3, 6-2 el domingo en Glasgow para dar a su país una ventaja insuperable de tres puntos contra uno y enfrentará a Bélgica o Argentina en la final que se jugará del 27 al 29 de noviembre.

"Sabíamos que sería un partido increíblemente difícil de ganar. Australia tenía gran equipo y experiencia", dijo Murray. "Peleamos muy duro y todos hicieron su parte en el equipo. Estoy contento de finalizarla".

Murray ganó sus dos partidos de singles y el dobles en el que hizo pareja con su hermano Jamie y ahora espera ganar la Copa Davis por primera vez para Gran Bretaña desde 1936.

"Sería un logro increíble", dijo Murray. "Pero falta mucho camino por recorrer y nos esperan equipos increíblemente difíciles"

La serie entre Bélgica y Argentina se encontraba empatada a dos puntos por bando mientras Murray hablaba.

Tal como lo hizo el viernes cuando superó claramente a Thanasi Kokkinakis, Murray lució en plena forma y mostró a los 8.000 aficionados que acudieron a la arena Emirates una impresionante variedad de tiros.

El escocés ha contribuido para que su equipo supere en el camino a la final a Estados Unidos, Francia y Australia.

Murray jugó un partido de dobles que se alargó durante cuatro horas en el que él y su hermano vencieron a Lleyton Hewitt y Sam Groth el sábado pero no pudo arrancar mejor ya que disparó dos aces en sus tres primeros puntos.

Murray sólo dejó ir un punto en sus dos primeros servicios y quebró el segundo servicio de Tomic al colocar un tiro elevado y profundo que el australiano devolvió a la red.

No obstante, el partido no fue del todo cómodo ya que Murray sufrió un break cuando servía para ganar el set al cometer doble falta y fallar un revés, lo que devolvió la esperanza a su ponente, número 23 del ranking mundial.

Pero el intento de regreso no duró mucho y Murray logró tres oportunidades de break en el siguiente game para acabar con Tomic con un poderoso revés.

En otros encuentros, el campeón vigente, Suiza, superó a Holanda con triunfo de Roger Federer sobre Thiemo de Bakker por 6-3, 6-2, 6-4, y aseguró su permanencia entre la élite del tenis.

Federer no permitió un solo punto para break y ganó su segundo partido de la serie en sets consecutivos.

Suiza se mantiene entre los 16 mejores del tenis mundial aunque quizá el año próximo no cuente con Federer debido a lo apretado de su calendario.

Italia mantuvo su sitio en la máxima división de la Copa Davis con el triunfo de Fabio Fognini sobre el ruso Teymuraz Gabashvili 7-6 (4), 6-3, 7-6 (5) en serie que se jugó en la ciudad siberiana de Irkutsk.

Fognini fue el mejor jugador de Italia ya que ganó su partido de singles el viernes a Andrei Rublev y luego venció en el dobles acompañado de Simone Bolelli.

En Uzbekistán, Jack Sock también amarró la permanencia de Estados Unidos en el grupo mundial al vencer al local Denis Istomin en cuatro sets.

Sock, número 29 del mundo, tuvo algunos problemas en la superficie de tierra batida pero logró un triunfo de 6-2, 2-6, 6-4, 6-4 contra Istomin.

En Nueva Delhi, Jiri Vesely se impuso a Yuki Bhambri por 6-3, 7-5, 6-2 para que la República Checa mantenga su sitio en el grupo mundial tras vencer a la India por 3-1.

A Vesely le tomó un poco más de dos horas superar a Bhambri, quien perdió sus dos partidos de la serie.