El Celta de Vigo ganó el domingo 2-1 en cancha del Sevilla y se puso segundo en la clasificación de la liga española, donde se mantiene invicto por la cuarta fecha.

El cuadro dirigido por el argentino Eduardo Berizzo cobró ventaja gracias a dos goles de Manuel Agudo "Nolito" a los 15 minutos y Daniel Wass a los 26, aunque Fernando Llorente ingresó desde la banca y recortó a los 54 por el Sevilla, que marcha sorpresivamente penúltimo con apenas dos unidades, fruto de dos empates.

"Mi primer gol no sirvió para nada. Salimos dormidos y nos pasaron por encima en la primera mitad. Hay preocupación. Tenemos que dar mucho más", lamentó Llorente.

El Real Madrid es líder provisional, también con 10 puntos pero mejor diferencia de goles que el Celta tras vencer el sábado por 1-0 al visitante Granada; aunque el Barcelona puede recuperar la punta en caso de vencer al Levante al cierre de la jornada, que se completa con los partidos Deportivo La Coruña-Sporting de Gijón y Villarreal-Athletic de Bilbao.

El Celta fue claro dominador de la primera parte, tanto en juego como en el marcador, y alcanzó el descanso con meritoria y amplia renta de 2-0. Nolito fue una molestia constante para la defensa sevillista, desbordada por todos los flancos y vencida en un disparo raso y junto al poste del mediapunta visitante, tras hábil recorte.

Había avisado previamente Wass con un zapatazo lejano que se perdió alto, y el danés no falló en su segundo intento tras centro de Nolito y balón retrasado de Hugo Mallo: con el interior de la diestra, apuntó al poste más lejano y cruzó lejos del alcance del arquero.

El castigo pudo ser mayor para Sergio Rico y el Sevilla, pues Nolito rozó el tercero con un tiro de esquina envenenado, y tanto el argentino Gustavo Cabral como el chileno Fabián Orellana probaron fortuna desde lejos.

Pero antes de la segunda parte, el también argentino Ever Banega exhibió los primeros signos vitales por el Sevilla, cuando estrelló un derechazo en carrera en el cuerpo de Sergio Álvarez. El intermedio le sentó bien al equipo local, que afrontó con renovados bríos la segunda mitad y encontró premio con el gol de Llorente, ingresado de suplente para cabecear a la red un cómodo centro desde la derecha de Mariano Ferreira.

El Celta, tocado, sufrió un pelotazo al travesaño de Michael Krohn-Dehli, e intentó reaccionar por vía del ex sevillista Iago Aspas, pero Sergio Álvarez respondió con una buena parada y luego también intervino en un remate escorado de Orellana.

Los locales no cejaron en su empeño por igualar la contienda pero, en su acometida final tan solo lograron dejar al cuadro de Berizzo con un hombre menos por expulsión de Jonny Castro.

"En la segunda parte nos achucharon más, pero en la primera estuvimos espectaculares y no olieron el balón. Merecimos la victoria y ahora ya pensamos en la próxima fecha contra el Barsa", analizó Aspas.