Un hombre que generó una persecución vehicular a 160 kilómetros por hora (100 millas por hora) fue baleado desde un helicóptero policial del condado San Bernardino antes de morir, confirmó la agencia el sábado.

Sin embargo, la causa oficial de muerte esperará a la autopsia, indicó un comunicado del departamento de policía. No indicaba cuántas veces el conductor fue impactado.

El tiroteo del viernes fue el séptimo desde un helicóptero policial desde mediados de la década de 1980, cuando los agentes comenzaron a recibir entrenamiento regular para utilizar armas desde el aire, dijo la vocera del departamento, Jodi Miller.

El último incidente de este tipo ocurrió en 2001 en Apple Valley, agregó, pero no tenía detalles al respecto.

La persecución del viernes inició en Devore, en el este de Los Ángeles, cuando los agentes intentaron detener a un hombre sospechoso de haber robado una vivienda el día anterior, dijeron las autoridades.

En lugar de detenerse, el Chevrolet Tahoe beige llevó a los agentes a una persecución vespertina en ciudades colindantes a 160 kph (100 mph) o más. La camioneta deportiva se pasó señales de alto, semáforos en rojo, esquivó por poco a peatones y luego comenzó a dirigirse en sentido contrario hacia el norte sobre la Interestatal 215, de acuerdo con la declaración policial.

En Muscoy, un agente abrió fuego desde un helicóptero, impactando varias veces la camioneta e hiriendo al conductor, quien saltó del vehículo en movimiento y corrió unos metros antes de desplomarse y morir a un lado de la carretera, informaron las autoridades.

Su nombre no ha sido dado a conocer.

Mientras tanto, la camioneta deportiva siguió avanzando y se estrelló de frente contra una Dodge Durango. Un hombre y un niño de 13 años fueron atendidos en el hospital y dados de alta, pero una mujer permaneció hospitalizada. "Se está recuperando de sus heridas", informó el comunicado.

Los carriles con dirección al norte de la autopista permanecieron cerrados toda la noche, causando un congestionamiento vial de varios kilómetros, y fueron reabiertos como a las 7:30 de la mañana del sábado.

Aunque los tiroteos desde los helicópteros son raros, los agentes que vuelan para el departamento "por lo menos entrenan cada 90 días desde el aire", dijo Miller.