La policía en Brasil arrestó a un hombre al que calificó como uno de los mayores narcotraficantes internacionales en el país.

El Departamento de Seguridad Pública de Sao Paulo dijo en su página de internet que la policía capturó el viernes al brasileño Mario Sergio Machado Nunes en un apartamento de lujo en el balneario de Guaruja.

La Interpol también había emitido una orden de arresto contra Nunes.

El comunicado dijo que Nunes evadió su detención durante varios años gracias a que se hizo cirugía plástica en el rostro.

El inspector policial Alberto Matheus dijo a la prensa que Nunes era el jefe de una red internacional que distribuía cocaína a 27 países, incluso Estados Unidos, España, Bélgica, Francia y Sudáfrica.

La policía dijo que Nunes solía negociar con el difunto jefe del cartel de Medellín Pablo Escobar en la década de 1980. Dijo que también trabajó estrechamente con Henry de Jesús López Londoño, quien fue arrestado el año pasado en Buenos Aires. López Londoño encabezaba la pandilla colombiana Los Urabeños.

"Él nunca puso sus manos sobre las drogas. Él estaba a cargo de la administración de los cargamentos de droga en contenedores", dijo Matheus.

La policía dijo que Nunes financió la construcción de un submarino que se utilizara en las operaciones de tráfico de drogas.

Se hicieron llamadas telefónicas a los departamentos de Seguridad Pública y de la policía para obtener más detalles, pero nadie respondió el sábado.

Según el portal de noticias G1, el submarino iba a ser construido en Sudáfrica con ayuda de ingenieros colombianos. El submarino nunca se construyó, agregó.