Al menos 29 personas murieron el sábado, incluidos varios civiles, en ataques aéreos de una coalición dirigida por Arabia Saudí contra los rebeldes chiíes en Yemen y sus aliados en Saná, según personal médico y de seguridad.

Una familia de nueve personas murió cuando los ataques de la coalición habían golpeado un edificio de apartamentos en el centro de la ciudad, un lugar reconocido como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, indicaron los responsables médicos y de seguridad, que siguen siendo neutrales en el conflicto que ha dividido a las fuerzas de seguridad del país. Otro civil murió en el lugar y se estaba buscando a más personas que pudieran haber quedado atrapadas bajo los escombros. Los rebeldes, conocidos como hutíes, perdieron a 19 combatientes en el bombardeo nocturno.

Yemen está dividida por los duros combates, en los que los hutíes y sus aliados se enfrentan a las fuerzas del gobierno con reconocimiento internacional, respaldadas por la coalición dirigida por Arabia Saudí.

Las fuentes solicitaron anonimato porque no estaban autorizadas a informar a la prensa.