Miembros de una filial siria de Al Qaeda mataron a disparos a por lo menos 45 soldados capturados la semana pasada en una base militar del noroeste de Siria, dijeron activistas el sábado. Tales crímenes han sido una práctica común del grupo Estado Islámico, pero la rama de Al Qaeda en Siria, conocida como el Frente Nusra, no había realizado antes este tipo de matanzas masivas.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que 56 soldados fueron asesinados en la base aérea de Abu Zuhur, tomada el 9 de septiembre por el Frente Nusra y otros grupos milicianos.

Por su parte, Mohamed Kanan, un activista en Siria, informó que el Frente Nusra había matado a disparos a 45 soldados, agregando que las "ejecuciones" se habían producido el viernes en una pista de aterrizaje de la base aérea.

La toma de la base aérea de Abu Zuhur fue el más reciente de una serie de reveses para el presidente Bashar Asad en la dura guerra civil siria, iniciada hace cinco años.

El asediado presidente de Siria ha reconocido las derrotas, diciendo que el ejército ha tenido que renunciar a algunas zonas del norte para poder defender mejor áreas centrales consideradas por el gobierno como más críticas.

La captura de Abu Zuhour también hizo que Idlib, la segunda de las 14 provincias de Siria, cayera completamente del control del ejército sirio. A principios de año, los grupos milicianos capturaron la capital de la provincia, también llamada Idlib, así como otras ciudades y pueblos.

El Observatorio dijo que los últimos asesinatos elevan a 71 el número de elementos de las fuerzas gubernamentales que han sido asesinados desde la captura de la base aérea.

El Frente Nusra, que es un alto rival del grupo Estado Islámico, y otros insurgentes islámicos controlan casi la totalidad de la provincia de Idlib, a excepción de los pueblos predominantemente chiíes de Foua y Kfarya, que retienen los milicianos progubernamentales.