La policía detuvo el viernes a un hombre sospechoso de una serie de tiroteos aparentemente aleatorios en carreteras de Phoenix, y señaló que se había relacionado el arma del detenido con cuatro de los 11 coches baleados.

Leslie Allen Merritt Jr., de 21 años, fue detenido en un Wal-Mart de Glendale, un suburbio al oeste de Phoenix, en torno a las 7 de la tarde, señaló Daniel Scarpinato, portavoz del gobernador Doug Doucey.

El director del Departamento de Seguridad Pública (DPS, por sus siglas en inglés), Frank Milstead, anunció la detención en una rueda de prensa dos horas más tarde y dijo que todavía no se habían presentado cargos contra Merritt.

El hombre fue detenido por los primeros cuatro tiroteos, que se produjeron el 29 y 30 de agosto, dijo Milstead. Merritt se enfrenta a cargos que van desde un delito de poner en riesgo a otras personas a agresión y abrir fuego de forma ilegal con un arma.

Las cuatro balaceras que la policía le atribuye afectaron a un autobús turístico, una camioneta deportiva y dos autos, todos en la Interestatal 10. Nadie resultó herido.

EL padre del sospechoso afirmó en una entrevista con Associated Press que su hijo no tenía nada que ver con los tiroteos, y cualquiera que dijera que estaba implicado era "un tonto".

Leslie Merritt Sr. dijo creer que la policía había tomado a su hijo como chivo expiatorio porque estaba desesperada por hacer una detención dada la inmensa presión pública.

"Él valora demasiado la vida humana como para correr el menor o más remoto riesgo de herir de verdad a alguien", dijo sobre su hijo.

La página de Facebook del detenido, cuya autenticidad confirmó su padre, indica que trabaja como paisajista y es un aficionado a las armas, pero no da indicios de por qué podría haber disparado a otros autos en carreteras.

No estaba claro quién era el responsable de los otros tiroteos.

"¿Hay otros ahí fuera? ¿Hay imitadores? Eso es posible", dijo Milstead, añadiendo que la investigación sigue en marcha.

El concejal de Phoenix Sal DiCiccio, que recibía informes del departamento de policía sobre la detención, dijo que el sospechoso había intentado empeñar el arma empleada en los tiroteos.

"¡Le tenemos!", tuiteó Ducey. "Gran trabajo de los investigadores del DPS y el equipo de policía de asalto".

Brandon Copeland dijo haber presenciado la detención del sospechoso el viernes cuando hacía compras en el Wal-Mart el viernes por la noche. Expresó su sorpresa por el estilo militar de la operación, en la que los agentes asaltaron la tienda abarrotada con armas semiautomáticas y se marcharon con el sospechoso esposado.

"Mi novia me dijo, quizá deberíamos irnos, y pensé, deberíamos irnos. Y en cuando dijo eso, como cinco o seis vehículos no identificados aparecieron con luces rojas y azules brillando por todas partes", dijo.

Desde el 29 de agosto se han registrado 11 tiroteos confirmados en la zona de Phoenix con balas u otros proyectiles. La mayoría se produjeron en la Interestatal 10, una importante ruta de la ciudad. La tienda donde se produjo la detención está 6 millas al norte de donde se produjeron algunos de los tiroteos en la I-10.

No se han producido heridos graves en estos incidentes, aunque una niña de 13 sufrió cortes con cristales en una oreja cuando una bala rompió la ventanilla del auto.

No ha habido tiroteos confirmados en el caso desde el 10 de septiembre.

Los tiroteos han hecho que algunos distritos escolares mantengan sus autobuses lejos de las autopistas, y algunos conductores han cambiado sus trayectos diarios para evitar la Interestatal 10.

___

El periodista de Associated Press Bob Christie contribuyó a este despacho.