El ejército de Colombia denunció lo que llamó una incursión de 15 miembros de la Guardia Nacional de Venezuela que cruzaron el viernes la frontera de manera ilegal al ir persiguiendo a un civil.

Las tropas venezolanas presuntamente le dispararon al individuo mientras lo perseguían en un vehículo todoterreno casi un kilómetro (0,6 millas) hacia el interior de territorio colombiano cerca de una aldea rural de la provincia de La Guajira.

Cuando el sospechoso se refugió en una vivienda, los soldados quemaron la motocicleta en la que había huido antes de volver al otro lado de la frontera, afirmó el ejército en un comunicado.

El incidente se registró en un ambiente de tensión entre ambos países luego de que el presidente venezolano Nicolás Maduro cerrara los principales cruces fronterizos y deportara a unos 1.500 colombianos, a quienes acusa de contrabando y otros delitos.

Las autoridades en Venezuela aún no han emitido comentarios al respecto. Pero anteriormente en la semana reaccionaron muy molestas a las quejas de Bogotá de que aviones militares venezolanos violaron el espacio aéreo del país en dos ocasiones, e indicaron que dichos reportes son infundados y un intento del gobierno de Colombia de hacer crecer la crisis entre ambos países.

El ejército colombiano indicó que envió refuerzos al poblado y que le notificaría a la cancillería, de forma que ésta pudiera presentar una protesta formal.

Tanto el presidente colombiano Juan Manuel Santos como Maduro viajarán a Ecuador el lunes para su primera reunión frente a frente desde que comenzó la crisis. Sin embargo, no se tienen muchas esperanzas de que la entrevista sirva para alentar a Venezuela a que revierta su decisión de sellar gran parte de la frontera de 2.200 kilómetros (1.400 millas).