Moody's Investors Service degradó el viernes la calificación crediticia de Francia, debido a que la economía de ese país crecerá lentamente durante el resto de esta década mientras que la deuda francesa se mantendrá alta.

La agencia redujo de "Aa1" a "Aa2" la calificación que asigna a Francia, lo que significa que el país galo tiene la tercera calificación más alta posible de Moody's.

Moody's dijo que el panorama de crecimiento económico de Francia es débil, y que no espera que eso cambie pronto. Señaló que la alta carga de la deuda nacional probablemente no será reducida en los próximos años debido al bajo crecimiento y a restricciones institucionales y políticas.

La compañía calificadora dijo que, en general, la valoración del crédito de Francia es "extremadamente alta" porque tienen una economía grande, rica, bien diversificada, un alto ingreso per cápita, buena tendencia demográfica, una base sólida de inversionistas y bajos costos de financiamiento.

El panorama fue elevado de "negativo" a "estable".