El parlamento de Japón aprobó una controvertida legislación que dota de mayor capacidad de acción a las fuerzas armadas del país al flexibilizar las restricciones que les impusieron después de la Segunda Guerra Mundial, una vez que el bloque gobernante repelió los intentos de último minuto de los partidos opositores de impedir una votación.

Con la decisión emitida a primeras horas del sábado, la cámara alta convirtió la iniciativa en ley, la cual hace una nueva interpretación de la carta magna japonesa y básicamente modifica la forma como la nación utiliza sus fuerzas militares.

Los detractores afirman que la nueva ley viola la constitución de Japón y pone al país en peligro de involucrarlo en las guerras que encabeza Estados Unidos.

La medida suscitó amplias protestas y un debate sobre si la nación debía apartarse de su política pacifista para enfrentar desafíos de seguridad cada vez mayores. Diversas movilizaciones se efectuaron en el país, en especial después de que los partidos gobernantes aprobaran en julio la iniciativa en la cámara baja, que es más poderosa.

Con la medida, las fuerzas armadas de Japón podrán ahora acudir a la defensa de sus aliados aun cuando el país no esté bajo ataque, además de trabajar más estrechamente con Estados Unidos y otras naciones. Japón también podrá participar con mayor amplitud en misiones de mantenimiento de la paz

"La legislación es necesaria a fin de proteger las vidas y la subsistencia pacífica del pueblo, y para prevenir una guerra", declaró el primer ministro Shinzo Abe a la prensa después de la aprobación de 11 iniciativas de ley, una de ellas relacionada con las fuerzas internacionales de paz y 10 más diseñadas para permitir que las fuerzas militares de Japón apoyen militarmente a sus aliados en una acción llamada "autodefensa colectiva".

Decenas de expertos en la constitución, abogados y juristas se sumaron a las protestas y afirmaron que la legislación que autoriza a Japón utilizar la fuerza para resolver disputas internacionales infringe la constitución de posguerra que elaboró Estados Unidos y en la que Tokio renuncia al derecho a librar un conflicto.

China dijo que ella y otros países vecinos asiáticos estuvieron muy pendientes del proceso parlamentario ante la agresión bélica que sufrieron de Japón.

___

Liu Zheng, de The Associated Press, contribuyó a este despacho desde Beijing.