La ley antidrogas de Bolivia quedó obsoleta y es necesario modificarla porque contiene varios artículos contrarios a los derechos de los detenidos, informó el viernes el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

"Esta ley que tiene Bolivia es obsoleta, no está en línea con los estándares internacionales, viola el principio de presunción de inocencia", dijo Antonino De Leo a periodistas tras un conversatorio de análisis de la ley.

La norma fue promulgada hace 18 años y sólo reconoce 12.000 hectáreas de cultivos legales de coca en el norte de La Paz. Sin embargo, el gobierno del expresidente Carlos Mesa (2003-2005) decidió por decreto en 2004 ampliar esos cultivos a 20.000 hectáreas.

De Leo explicó que la ley quedó obsoleta porque Bolivia logró una excepción a la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 de la ONU para que se permita en el país el acullico o masticado de coca. En Bolivia se usa la hoja de coca en su forma natural para fines medicinales y ancestrales. En 2013 se realizó un estudio que determinó que 14.075 hectáreas de coca son para el acullico.

De Leo explicó que ve una voluntad de parte del gobierno de Evo Morales para mejorar la ley que, dijo, no respeta la presunción de inocencia al invertir la carga de la prueba: quien es detenido en posesión de drogas debe probar que no es culpable.

El representante del viceministerio de Defensa Social, Hernan Gisbert, dijo que se está avanzando en una nueva norma pero que aún falta mucho ya que recién se está planeando y después se va a dar a conocer a la sociedad para por último enviarla como proyecto a la Asamblea Legislativa.

La Oficina indicó en agosto en su informe de erradicación de coca que Bolivia tiene 20.400 hectáreas de 23.000 que se habían reportado el año pasado.