El aumento de precio de la vivienda en Estados Unidos provocó que el valor de los bienes materiales de los hogares registrara un nuevo récord máximo de 85,7 billones de dólares en el trimestre abril-junio.

La Reserva Federal precisó que las acciones bursátiles en manos de estadounidenses subieron de valor en 61.000 millones de dólares, mientras que la riqueza en bienes inmuebles aumentó en 499.000 millones.

El endeudamiento de parte de los hogares estadounidenses también se elevó, un indicio de confianza en la economía.

La deuda total en hipotecas creció a su nivel más rápido desde que terminó la recesión en 2009. La deuda en general de los hogares norteamericanos --incluso hipotecas, préstamos estudiantiles, créditos para automóviles y tarjetas de crédito-- aumentó al ritmo más rápido en un año.

Las cifras ofrecidas por la Fed no fueron ajustadas para compensar el crecimiento de la población o la inflación. La riqueza de los hogares, o patrimonio neto, refleja el valor de las viviendas, las acciones bursátiles y otros activos menos deudas en hipotecas, tarjetas de crédito y otros medios.