Israel tomó una decisión extraordinaria el viernes al llamar a cientos de reservistas de la policía fronteriza para reforzar la seguridad, a raíz de disturbios con palestinos en el lugar santo más delicado de Jerusalén y por brotes de violencia en otros lugares de la ciudad.

Tzachi Hanegbi, presidente de la comisión de asuntos exteriores y defensa del Parlamento, y quien tomó la decisión tras un "debate especial", dijo que las fuerzas adicionales "ayudarán a que el orden regrese rápidamente" a Jerusalén.

Varios policías resultaron heridos el viernes en Jerusalén, cuando varios palestinos los atacaron con bombas incendiarias y piedras, y tres debieron ser hospitalizados, dijeron las autoridades. Los servicios de emergencia dijeron que un agente fue herido de un disparo en el brazo.

El ataque ocurrió cerca de la zona donde un israelí murió esta semana después que varios palestinos apedrearon su coche. Alrededor de una decena de israelíes han resultado heridos por la violencia la semana pasada.

La mayoría de los disturbios han ocurrido en el lugar sagrado más delicado de Jerusalén: una colina que tanto judíos como musulmanes consideran sagrada. El lugar es punto frecuente de conflictos y su destino es una cuestión central del conflicto palestino-israelí.

Los judíos lo llaman el Monte del Templo, el sitio donde se levantaban dos templos bíblicos. Los musulmanes lo veneran como el Noble Santuario y creen que profeta Mahoma ascendió desde allí al cielo.

Desde que Israel capturó Jerusalén oriental a Jordania en 1967, se ha permitido a los judíos visitar el lugar, pero sin orar. En virtud de un acuerdo, las autoridades musulmanas manejan los asuntos religiosos y civiles de la zona bajo la supervisión de Jordania, mientras que la policía israelí supervisa la seguridad.

Los disturbios comenzaron el domingo en la víspera de la festividad del Año Nuevo judío de Rosh Hashaná, cuando los palestinos se atrincheraron dentro de la mezquita de Al-Aqsa y lanzaron piedras y petardos contra los agentes. La policía dijo que encontraron bombas vaseras hechas con tramos de tubería.

Entre los palestinos han corrido rumores de un "complot" que busca asumir el control del sitio después de que activistas de un grupo judío difundieron un aviso para "una visita masiva al Monte del Templo" el domingo.

Israel ha reiterado su posición de que no tiene planes de cambiar el estado de la zona y que será reservado por solo para las oraciones musulmanas, pero incluso los rumores en sentido contrario son suficientes para provocar disturbios.

La policía ha entrado al complejo en la colina durante tres días consecutivos para dispersar a los palestinos que se han refugiado en el interior de la mezquita con piedras y petardos. La respuesta israelí provocó condenas en todo el mundo árabe y la preocupación de que las tensiones puedan salirse de control.

___

La periodista de The Associated Press Aya Batrawy en La Meca, Arabia Saudí, contribuyó para este despacho