El joven piloto ruso de Red Bull Daniil Kvyat registró el mejor tiempo en las prácticas del viernes para el Gran Premio de Fórmula Uno de Singapur, y Kimi Raikkonen fue segundo, en indicios de que esos equipos están listos para retar al dominante Mercedes este fin de semana.

Red Bull no había encabezado las listas de tiempos de ninguna sesión de F1 esta temporada, pero el nivel fue confirmado por el compañero de Kvyat Daniel Ricciardo, que fue el tercero más rápido en la sesión.

El amplio líder por el campeonato, el británico Lewis Hamilton, de Mercedes, estaba en un poco familiar cuarto puesto -- aunque apenas a tres décimas de segundo de Kvyat : y su compañero Nico Rosberg fue séptimo.

Las condiciones en el circuito callejero de Marina Bay ayudan a los retadores de Mercedes, pues Ferrari opera bien en condiciones calientes, como lo evidencian sus triunfos en malasia y Hungría, y Red Bull brilla en circuitos con muchas curvas lentas.

Kvyat, de 21 años, no ha calificado por encima del quinto en sus dos campañas en Fórmula Uno, mientras que Ricciardo nunca ha arrancado en la pole, pese a tres victorias en Grandes Premios.

El director del equipo Mercedes, Toto Wolff, ciertamente se mostró preocupado por al déficit de velocidad de sus coches ante Red Bull.

"No estamos felices con la actuación de hoy", dijo Wolff. "No trabajamos los neumáticos de la forma en que debimos ... y vimos algunas actuaciones espectaculares por Red Bull. Necesitamos evaluar lo que está pasando".

Raikkonen superó a su compañero de Ferrari Sebastian Vettel -- que fue el quinto más veloz -- y continuó la buena racha que le llevó a clasificarse segundo para el Gran Premio en Italia.

El español Fernando Alonso, de McLaren, consiguió el octavo mejor tiempo, menos de un segundo debajo del líder de las prácticas. Eso fue una marcada mejoría grande para el equipo, que ha tenido una temporada frustrante mientras su nuevo abastecedor de motores, Honda, lidia con su regreso al deporte.

El piloto estadounidense Alexander Rossi, que debutará en Fórmula Uno el domingo con el equipo Manor, protagonizó el único incidente serio de la sesión, chocando violentamente con una barrera en una curva y desprendiendo las dos ruedas derechas del vehículo.

Rossi salió del coche sin ayuda y pareció ileso. El choque significó que Rossi se perdió casi toda la segunda sesión.