Temores respecto a una desaceleración del crecimiento económico mundial pesaron el viernes en los precios de las acciones en Europa y Estados Unidos, y empujaron al alza los precios de los bonos gubernamentales y otros activos vistos como refugios más seguros de inversión.

La venta de acciones empujó a la baja los principales indicadores bursátiles en Alemania, Francia y Gran Bretaña antes de propagarse la tendencia a Estados Unidos. El índice Standard and Poor's 500 registró su peor caída en más de dos semanas, y los 10 sectores industriales que conforman el indicador amplio del mercado registraron descensos. Las acciones de las compañías del sector de energía fueron las más afectadas al desplomarse el precio del petróleo.

La liquidación de acciones ocurrió un día después de que la junta de gobierno de la Reserva Federal decidió mantener las tasas de interés cerca de cero. Eso significa que el costo del crédito permanecerá bajo durante algún tiempo más, una perspectiva que en el pasado normalmente ha impulsado a las acciones. Pero algunos inversionistas, que esperaban que el banco central tuviera confianza suficiente para incrementar las tasas al menos un cuarto de punto, interpretaron la postura como una señal de que la economía global está peligrosamente débil.

"Si el crecimiento en la economía más fuerte, la de Estados Unidos, no es suficientemente fuerte para aumentar las tasas aunque sea un cuarto de punto, ¿qué dice eso respecto a las perspectivas del crecimiento global?", dijo Bill Strazzullo, director de estrategia de investigación de mercado de Bell Curve Trading.

La Reserva Federal ha mantenido su tasa de interés de referencia cerca de cero durante casi siete años. En ese lapso, las acciones estadounidense han casi triplicado su precio con respecto a su nivel más bajo durante la crisis financiera. La junta del banco central se reunirá nuevamente el mes próximo y en diciembre.

El promedio industrial Dow Jones perdió el viernes 290,16 puntos, o 1,7%, para cerrar en 16.384,58. El índice S&P 500 cayó 32,17 unidades, o 1,6%, a 1.958,03. El indicador compuesto Nasdaq retrocedió 66,72 puntos, o 1,4%, a 4.827,23.

Los precios de los bonos subieron al buscar los inversionistas su seguridad. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, el cual se mueve en sentido contrario a su precio, bajó a 2,13%. El precio del oro subió 20,80 dólares a 1.137 dólares por onza.

El precio del petróleo se desplomó debido a preocupaciones de que la demanda podría debilitarse si se desacelera el crecimiento económico global. El precio del crudo estadounidense de referencia disminuyó 2,22 dólares, o 4,7%, para cerrar en 44,68 dólares por barril en el mercado de materias primas de Nueva York. El petróleo Brent perdió 1,61, dólares, o 3,3%, cerrando a 47,47 dólares por barril en Londres.