La Alta Comisión de la ONU para los Refugiados advirtió el viernes sobre una posible "acumulación" de migrantes y refugiados en Serbia a medida que los países limítrofes cierran las fronteras a la oleada.

Adrian Edwards, de ACNUR, dijo que "la crisis aumenta y se desplaza de un país a otro" a medida que arriban 4.000 migrantes diariamente a Grecia y se dirigen hacia el norte.

Los controles fronterizos estrictos de Hungría y últimamente Croacia crean un embotellamiento en Serbia, "que no es un país con un sistema de asilo sólido".

"No se resuelven estos problemas mediante el cierre de fronteras", dijo Edwards a la prensa el viernes.

ACNUR dice que más de 442.440 personas han cruzado el Mediterráneo este año y 2.941 han muerto en el intento. La Organización Internacional de Migración da cifras de 473.887 2.812, respectivamente.