Un audaz ataque talibán contra una base militar en el noroeste de Pakistán mató el viernes a 29 personas, entre ellas 16 devotos que fueron abatidos a tiros cuando los extremistas irrumpieron en una mezquita dentro del complejo durante las oraciones.

El ataque en las afueras de la ciudad noroccidental de Peshawar desencadenó un tiroteo de varias horas en la base y las fuerzas paquistaníes dijeron que mataron a 13 de los atacantes, aunque no fue claro por el momento cuántos participaron en el asalto.

Además de los 16 muertos en el interior de la mezquita, 13 miembros de la fuerza aérea y el ejército que estaban en la base también fueron asesinados por los milicianos, dijo el portavoz del Ejército, el general Asim Saleem Bajwa.

El ataque fue un duro golpe para el ejército de Pakistán, que había intensificado las operaciones contra los extremistas después de un horrible ataque talibán en diciembre pasado contra una escuela de Peshawar que mató a 150 personas, la mayoría niños. El asalto también subrayó la capacidad de los milicianos para lanzar ataques espectaculares contra objetivos vinculados al ejército y el gobierno de Pakistán.

En el asalto del viernes, los milicianos atacaron la sala de guardia de la base. El complejo, establecido en la década de 1960 como instalación de la Fuerza Aérea, llevas años sin estar operativo y se utiliza sobre todo como residencia para empleados y oficiales de la Fuerza Aérea de Peshawar, según autoridades de la aviación paquistaní.

El ataque fue rechazado con rapidez y los "cuerpos de los terroristas caídos" quedaron sobre el suelo del complejo, dijo Bajwa.

Los agresores entraron en la base de Badaber desde dos puntos diferentes, afirmó Bajwa, y al parecer una de las ofensivas iba dirigida contra la mezquita. El portavoz añadió que las fuerzas de seguridad respondieron con rapidez al ataque.

Tampoco estaba claro si alguno de los atacantes había logrado escapar. Un capitán del ejército y dos guardas murieron también en el incidente, según Bajwa y un hospital cercano que recibió los cuerpos, y al menos 10 soldados sufrieron heridas.

Uno de los heridos, el oficial de seguridad Mohamad Rizwan, dijo que salía de la mezquita cuando una bala le alcanzó. "Me caí y vi a algunos de los atacantes, pero no sé qué ocurrió después. Quedé inconsciente", dijo.

Poco después del ataque se produjo lo que se creía era un ataque de dron estadounidense contra una vivienda en la región tribal de Waziristán del Sur, en el que murieron al menos tres milicianos y cinco resultaron heridos, según dos fuentes paquistaníes de seguridad que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar con los medios con su nombre.

___

Ahmed informó desde Islamabad.