El gobierno de Estados Unidos empezará a utilizar la expresión "derechos sexuales" en sus conversaciones sobre derechos humanos y desarrollo global.

La decisión, anunciada esta semana en una reunión de la ONU, sigue a años de presión de grupos de derechos, que alegaron que Estados Unidos debía mostrar un liderazgo global en los derechos de la gente de toda identidad de género y orientación sexual.

Los derechos sexuales incluyen "el derecho a tener control sobre y decidir de forma libre y responsable en cuestiones relacionadas con la sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva, libre de coerción, discriminación y violencia", indicó el comunicado subido a un sitio web del Departamento de Estado.

El Centro por la Igualdad de Género y Salud, con sede en Washington, se refirió el jueves al comunicado y expresó su satisfacción.

"A cierto nivel, es simbólico. También envía un mensaje a la comunidad internacional sobre que los derechos y la salud sexual y reproductiva forman parte de la agenda de desarrollo global", señaló a Associated Press Serra Sipel, presidenta del centro. Sipel enmarcó la decisión entre los "enormes pasos" logrados en cuestiones que afectan a la comunidad de homosexuales, bisexuales y transexuales (LGBT, por sus siglas en inglés) durante el gobierno de Obama.

Estados Unidos anunció su postura unos días antes de que más de 150 líderes mundiales se reúnan en la sede de la ONU para marcar un ambicioso programa de objetivos de desarrollo, incluido uno de igualdad de género. Uno de los muchos objetivos de la agenda es que "asegurar acceso universal a servicios de atención sanitaria sexual y reproductiva para 2030". Otro es "asegurar acceso universal a salud sexual y reproductiva y a derechos reproductivos".

Richard Erdman, miembro del equipo del embajador de Estados Unidos ante la ONU, anunció el empleo del nuevo término el martes en una reunión del consejo directivo de la agencia de la ONU sobre mujeres, UN Women.

En sus declaraciones, Erdman señaló que Estados Unidos empleará la expresión "derechos sexuales" para referirse a derechos que no son legalmente vinculantes.

"Los derechos sexuales no son derechos humanos y no están consagrados por la ley internacional de derechos humanos; nuestro empleo de esta expresión no refleja una postura de que formen parte del derecho de la costumbre internacional", dijo. "Es, sin embargo, una expresión clave de nuestro apoyo a los derechos y la dignidad de todos los individuos al margen de su sexo, orientación sexual o identidad de género".

Sipel describió la decisión de Washington señalando que "Estados Unidos se pone al día con el resto del mundo".

La cuestión de los derechos sexuales, junto con la de los derechos reproductivos, es una parte "de las más cruciales, pero también más polémicas" de los nuevos objetivos de desarrollo global, señaló Ann Starrs, presidenta de la organización estadounidense sin ánimo de lucro Guttmacher Institute, en un artículo en el último número de la revista médica The Lancet. Temas como el aborto y los servicios de salud reproductiva para adolescentes han encontrado oposición de algunos países, indicó Starrs.