Autoridades dominicanas confirmaron el jueves que tres obreros murieron por histoplasmosis y otros 24 se contagiaron de la enfermedad, causada por el contacto con heces de murciélago cuando las víctimas trabajaban en el interior de una presa.

Tomás Hernández, de 36 años, falleció el miércoles luego de haber permanecido una semana hospitalizado en la ciudad de Santiago, 150 kilómetros al norte de la capital, confirmó el Ministerio de Trabajo. Los otros dos obreros fallecieron entre el sábado y el lunes.

El mal afectó a 27 obreros que ingresaron a diferentes hospitales de la provincia Santiago desde el 8 de septiembre afectados por dolores, mareos y vómitos y se nombró una comisión especial del ministerio de Trabajo para investigar el caso.

En su informe presentado el jueves las autoridades sanitarias confirmaron que se trata de histoplamosis ocasionada por el contacto e inhalación de hedores de un hongo producido por heces de murciélago.

Los afectados habían realizado trabajos de mantenimiento durante unos 40 días en el interior del túnel de la presa de Taveras, y una comisión de expertos de los ministerios de Trabajo y Salud comprobó "las condiciones de riesgo y el nivel de exposición, fruto de la presencia de material con contaminantes biológicos (heces de murciélagos, entre otros)".

Se determinó que los trabajadores no contaban con protección de respiradores especiales.

La comisión indicó que diez de los 27 afectados continuaban hospitalizados.