La FIFA prohibió a un club belga de segunda división contratar jugadores por dos años después que el club convino acuerdos con terceros para transferirles porcentajes de los derechos de contratación de algunos futbolistas.

La organización precisó que su comité disciplinario multó además a Seraing United en 150.000 francos suizos (155.000 dólares).

Seraing "vendió parte de los derechos económicos de varios jugadores a terceros" pese a que la FIFA prohibió esa modalidad financiera este año.

La FIFA actuó después de una campaña de la UEFA que comparó dichos inversionistas a prestamistas abusivos, que impulsan a los futbolistas a cambiar de club únicamente en busca de ganancias sin atender a la integridad del deporte.

Seeraign se incorporó al fondo de inversiones Doyen, con sede en Malta, en un fallido intento por objetar la prohibición de la FIFA ante un tribunal belga en julio. El club argumentó que la prohibición violaba las leyes de competitividad de la Unión Europea.

Doyen al parecer aportó 300.000 euros (340.000 dólares) al presupuesto de Seraign en esta temporada a cambio del 30% de los derechos de transferencia de algunos jugadores.