El mercado bursátil neoyorquino cerró mixta el jueves luego de un día inestable en el que los corredores intentaron dilucidar qué ocurrirá con las tasas de interés en Estados Unidos.

La agitación en las acciones se produjo después que la Reserva Federal decidió dejar las tasas en un nivel bajo por ahora, luego de argumentar que la economía global está débil y hay inestabilidad en los mercados financieros.

Los inversionistas sí pusieron cantidades significativas en los bonos del Tesoro y, para variar, en los metales preciosos. El dólar estadounidense se debilitó frente a las principales divisas luego de que se esfumó la amenaza de que suban las tasas de interés.

El promedio industrial Dow Jones cerró con una pérdida de 65,21 puntos, el 0,4%, ubicándose en 16.674,74, mientras que el índice Standard & Poor's 500 cedió 5,11 enteros, el 0,3%, a 1.990,20, y el Nasdaq ganó 4,71 unidades, el 0,1%, a 4.893,95.

La Fed indicó que, aunque el mercado laboral en Estados Unidos está fuerte, hay razones de preocupación en torno al crecimiento económico mundial. Janet Yellen, presidenta del banco central, dijo que aún es probable que haya un alza en las tasas este año. La Reserva Federal se reunirá de nuevo en octubre y en diciembre.

"El mercado recibió lo que quería", dijo Alan Rechtschaffen, gerente de cartera en UBS. "El mercado hizo una 'rabieta por las tasas' el mes pasado y eso generó temor en la Fed".

Las tasas han estado cerca de cero desde 2008, cuando el banco central las recortó drásticamente en respuesta a la crisis financiera y la Gran Recesión. La última vez que las subió fue en 2006.

Las tasas de interés muy bajas tienden a ayudar al mercado accionario porque hacen que los bonos, los certificados de depósito y otras inversiones que producen ingresos sean menos atractivos en comparación. Además permiten que a las compañías les resulte barato pedir préstamos para readquirir sus propias acciones, lo cual también hace subir las bolsas.

Por otro lado, la Fed ha dejado muy claro que la política actual de tasas superbajas es una medida inusual destinada a apuntalar la economía y que a la larga será desmantelada. El mantenerla es una señal de que el banco central cree que la economía no está lo suficientemente fuerte como para soportar un alza en las tasas.

"Simplemente necesitan un poco más de tiempo. El redoble del tambor es cada vez más fuerte para que suban realmente las tasas", dijo Tony Bedikian, director de mercados globales en el banco Citizens Financial Group.

Como las tasas de interés no cambiarán pronto y la inflación está a raya, los inversionistas adquirieron instrumentos de deuda. El rendimiento en el bono del Tesoro a 10 años cayó a 2,19% de 2,30% la víspera, un cambio amplio. La nota a dos años tuvo una modificación incluso más dramática, al descender a 0,68% de 0,80%.

En los mercados de metales preciosos, el oro y la plata fueron adquiridos significativamente en transacciones posteriores al cierre luego de que la Fed diera a conocer su comunicado. El oro cayó 2 dólares a 1.117 dólares la onza en las transacciones regulares, pero después subía 12,80 dólares a 1.131,80 dólares. La plata ganó 10 centavos y finalizó en 14,98 dólares la onza, y ganó otros 25 centavos a 15,13 dólares en las transacciones luego del cierre.

El petróleo concluyó con un ligero descenso tras los comentarios de la Fed. El crudo estadounidense perdió 25 centavos a 46,90 dólares el barril. El Brent, de referencia internacional, descendió 67 centavos a 49,08 dólares el barril.