Los sindicatos uruguayos iniciaron el jueves un paro general de cuatro horas, el quinto que realizan en contra del gobierno del presidente Tabaré Vázquez, en reclamo de mejoras salariales.

"Hoy los números oficiales nos dicen que el 50% de los niños en Uruguay nacen en el 20% más pobre de la población, en el quintil más pobre de la población. Este dato oficial nos demuestra que hay mucho para pensar y para cambiar", dijo el dirigente sindical Fernando Gambera en una entrevista en la página web de la central sindical Plenario Intersindical de Trabajadores - Convención Nacional del Trabajo (PIT-CNT).

La huelga se realiza también en reclamo de que el 6% del Producto Bruto Interno se dedique a la educación pública y a que se establezca un sistema de compras para la administración pública que favorezca a las empresas nacionales, según indica la página web de la central sindical. Sus dirigentes también han reclamado al gobierno que implemente nuevos impuestos a los sectores más ricos de modo de financiar los sistemas de ayuda social.

Los sindicatos de la educación pública de la capital, que realizaron una huelga de casi tres semanas en reclamo de un aumento de sueldo para los docentes, pararán durante toda la jornada, ya que aún no han alcanzado un acuerdo con el gobierno.

El gobierno ha pedido que se recuperen los días de clase perdidos, pero aún no se ha establecido cómo podrá efectivizar esa recuperación.

La central sindical ya realizó cuatro paros generales de cuatro horas y uno de 24 horas desde que Vázquez asumió la presidencia del país el 1 de marzo.

Según datos del PIT-CNT, 40% de los asalariados gana menos de 15.000 pesos uruguayos (unos 510 dólares) mensuales.

El porcentaje de desempleados ha venido experimentando pequeñas subas en los últimos meses y alcanzó 7,4% en junio, última cifra oficial disponible.