Croacia quedó estupefacto el jueves mientras miles de refugiados llegaban desde Serbia. Decenas resultaron lastimados o pisoteados cuando se apresuraron a subir a los pocos autobuses y trenes que las autoridades pudieron proveer, mientras algunos policías incluso se cubrieron detrás de árboles para protegerse del caos.

La nación balcánica súbitamente se convirtió en el punto más reciente de ingreso en el éxodo de más de 1.600 kilómetros hacia el occidente europeo después de que Hungría selló su frontera el martes erigiendo una valla con alambre de púas y luego usó gas lacrimógeno, porras y cañones de agua para mantener alejados a los inmigrantes.

Croacia representa una ruta más larga y más dura hacia Europa para los solicitantes de asilo procedentes de Siria y otros lugares que llegan al continente huyendo de los conflictos en sus países de origen. La policía informó que más de 8.900 personas han entrado en los últimos dos días.

Después de cruzar Serbia por autobús, muchos migrantes cruzaron campos a pie para ingresar a Croacia, donde decenas de policías los dirigieron a trenes y autobuses camino a centros de refugiados. Las autoridades les advirtieron evitar caminar por áreas a lo largo de la frontera serbia que todavía están por definirse tras la guerra de 1991 a 1995.

Al comienzo las cosas estaban en calma, pero pronto se salieron de control.

Cientos de enfadados inmigrantes rompieron las filas policiacas en el poblado de Tovarnik, en el este de Croacia, después de esperar horas bajo el sol, en demanda de que se les permitiera seguir avanzando hacia Europa Occidental. Un fotógrafo de The Associated Press vio a un hombre caer al suelo y decenas de lesionados.

Más de 2.000 hombres, mujeres y niños que estuvieron atrapados en la estación de tren local durante horas. Cuando los autobuses llegaron, los grupos corrieron hacia ellos, superando a la policía croata. La situación se calmó, pero algunos migrantes siguieron a pie y la policía no fue capaz de detenerlos.

Es improbable que los migrantes se queden mucho tiempo en Croacia, donde deben registrarse. Pueden pedir asilo ahí, pero casi todos planean seguir, pasar por Eslovenia y luego Austria camino a Alemania o los países escandinavos.

"No quiero que me registren en Croacia. Quiero salir de ahí lo antes posible", dijo Khalid Nasr de Damasco, Siria. "Quiero ir a Alemania y nadie va a detenerme".

Temiendo un aumento de migrantes provenientes de Croacia, Austria y Eslovenia pidieron una respuesta urgente de toda la Unión Europea.

"Nos están poniendo a prueba", manifestó el canciller austriaco Werner Faymann. "Esta vez debemos demostrar que no queremos una Europa donde todos tratarán de echar sus problemas a hombros de otros".

Los enfrentamientos entre migrantes y la policía antimotines húngara estallaron miércoles por la tarde cuando refugiados, frustrados ante la imposibilidad de entrar al país, presionaron para abrir un de las puertas de la valla fronteriza. Agentes armados con bastones respondieron con cañones de agua y gases lacrimógenos y los migrantes lanzaron piedras y otros objetos contra ellos. Decenas de personas resultaron heridas.

El jueves, el comisionado de migraciones de la UE, Dimitris Avramopoulos, exhortó a Hungría a colaborar con el bloque para aliviar la crisis y declaró que los muros y la violencia no son la solución.

El canciller húngaro Peter Szijjarto respondió a las críticas que han llovido al país, incluso comentarios del secretario general de la ONU Ban Ki-moon, quien manifestó que la respuesta de Hungría era inaceptable.

"Me parece bizarro e impactante que ciertas figuras internacionales se pongan del lado de las personas que por horas arrojaron piedras y piezas de cemento a la policía húngara", manifestó Szijjarto, quien agregó que quería dejar "muy claro que sin importar las críticas que reciba, nunca permitiremos que gente así de agresiva entre a Hungría. Ni siquiera para propósito de transportarse".

La policía húngara reportó a 22 personas, incluso un sirio que dijeron fue organizador de los enfrentamientos en Horgos, en la frontera serbia y ahora es sospechoso de terrorismo.

_____

Gec informó desde Belgrado, Serbia. Los periodistas de The Associated Press Vanessa Gera y Pablo Gorondi en Budapest; Mike Corder en Roszke, Hungria; Dusan Stojanovic en Horgos, Serbia; y Angela Charlton en Paris contribuyeron a este despacho.