Más de 500 refugiados sirios y otros migrantes fueron evacuados de campamentos de tiendas de campaña y trasladados a viviendas especiales por las autoridades de París mientras Francia intensifica sus esfuerzos para hacer frente a la ola migratoria que sacude Europa.

Antes del amanecer del jueves, trabajadores sociales de la ciudad y miembros de ONGs despertaron a los migrantes, que recogieron sus pertenencias en calma bajo la supervisión de la policía.

La iniciativa se aplicó a un gran asentamiento junto a la estación de tren Gare d'Austerlitz, en el sureste de la capital francesa, y a otro en el barrio 18, en la parte norte de París.

El ayuntamiento de París dijo que los migrantes están siendo trasladados en autobús a centros de acogida en la ciudad y sus alrededores y que se les ofreció ayuda para tramitar sus solicitudes de asilo.

Francia ha sido criticada por su respuesta relativamente lenta a la crisis migratoria mientras que la vecina Alemania recibe a cientos de miles de personas.