Un tribunal de la provincia argentina de Tucumán anuló el miércoles las elecciones a gobernador celebradas el 23 de agosto por graves irregularidades denunciadas por la oposición y ordenó al gobierno provincial convocar a nuevos comicios.

La decisión fue tomada por la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán, a 1.200 kilómetros al norte de Buenos Aires, a partir de una denuncia de fraude del frente opositor Acuerdo para el Bicentenario (ApB) por los incidentes ocurridos el día de las elecciones, como la quema de medio centenar de urnas y fallas en el recuento de votos en circunstancias todavía bajo investigación.

Según el escrutinio definitivo que concluyó este lunes, el candidato del oficialista Frente para la Victoria, Juan Manzur, obtuvo el 51,64% de los votos, mientras que el opositor José Cano (ApB) sumó 39,94%.

Aunque la junta electoral difundió los resultados del recuento de votos definitivo, no proclamó ganador a Manzur debido a una resolución judicial que le ordenaron abstenerse hasta que concluya la investigación sobre presunto fraude.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo también ordenó al actual gobernador, José Alperovich, del Frente para la Victoria, "realizar una nueva convocatoria a elecciones".

El tribunal otorgó un plazo de 48 horas a las partes para que apelen la medida. La agencia estatal Télam informó que el partido gobernante apelará "el mismo jueves" ante la Corte Suprema de la provincia.

Los polémicos comicios en Tucumán interfirieron en la campaña para las presidenciales del 25 de octubre y provocaron que los candidatos se lanzaran acusaciones cruzadas sobre quiénes son responsables de incidentes como la quema de urnas y si realmente el peronismo incurrió en un fraude.

Dirigentes opositores reclamaron al gobierno de Cristina Fernández que garantice la transparencia de las elecciones generales de octubre.