El gobierno de República Dominicana llamó la noche del miércoles a consultas a su embajador en Haití, Rubén Silié, ante lo que consideró un trato comercial discriminatorio por parte de las autoridades haitianas al anunciar el cierre de la frontera a la importación de 23 productos dominicanos.

"Dicha acción implica una limitación al comercio vía terrestre entre ambos países, resultando la misma discriminatoria para Republica Dominicana", explicó el canciller Andrés Navarro en un comunicado.

Indicó que la decisión del gobierno haitiano viola convenios de la Organización Mundial del Comercio y un acuerdo bilateral suscrito por ambas naciones en 2014 para regular el comercio entre las dos.

José del Castillo, ministro de Comercio dominicano, indicó el miércoles que no recibió ninguna notificación oficial del gobierno de Haití sobre la prohibición.

La prensa haitiana difundió esta semana un comunicado del ministerio de Economía y Finanzas de ese país en el que anuncia que a partir del 1 de octubre queda prohibida la importación a través de la frontera con República Dominicana de 23 productos. Las mercancías, incluidos alimentos básicos y materiales de construcción, sólo podrán ser importados vía marítima o aérea a través de los puertos y aeropuertos de Puerto Príncipe y Cabo Haitiano, de acuerdo con el texto.

La medida afecta a los productores dominicanos, que deberán enviar sus mercancías en barco o avión, así como a los camioneros, los cuales perderán sus fuentes de empleo.

Blas Peralta, presidente del mayor sindicato de camioneros del país, indicó que cerca de 200 furgones con mercancías son enviados a diario de República Dominicana a Haití.

El ministerio de Economía y Finanzas haitiano explicó, según el comunicado difundido por la prensa haitiana, que la prohibición tiene como meta "mejorar el control de calidad" de las importaciones y "garantizar la seguridad de la población".

El gobierno del presidente haitiano Michel Martelly había insistido en diversas ocasiones que los productos dominicanos ingresan a través de la frontera sin pagar impuestos arancelarios, lo que afecta a la economía del país.

De acuerdo con estadísticas del gubernamental Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana, este país exporta a Haití a través de la frontera bienes por unos 1.500 millones de dólares al año y sólo importa menos de 60 millones de dólares en mercancías haitianas.

La prohibición fue anunciada apenas dos semanas después de que el sindicato de transportistas dominicano concluyó a finales de agosto una huelga de tres semanas en la que exigía al gobierno de Haití seguridad para poder transitar por sus carreteras sin riesgo de ser asaltados y agredidos físicamente.

A finales de julio, varias decenas de camiones fueron agredidos por turbas haitianas cerca de la frontera en represalia luego de que circuló un rumor no confirmado de que un haitiano había sido asesinado en territorio dominicano.

El cierre de la frontera a las importaciones de los 23 productos dominicanos representa un nuevo foco de tensión en las relaciones de ambos países que comparten la isla La Hispaniola, luego de que el gobierno de República Dominicana comenzó el mes pasado a repatriar a los inmigrantes haitianos que no se inscribieron en un plan especial para regular su situación

Según estimaciones del gobierno dominicano, mientras las autoridades han repatriado a menos de 1.000 inmigrantes, cerca de 70.000 retornaron de forma voluntaria a su país.