Un hombre mató el miércoles a puñaladas al abogado de la vicepresidenta del Congreso de Honduras, quien está encausada por vender medicamentos fraudulentos al sistema de seguridad social, y fue arrestado poco después.

El abogado penalista Eduardo Montes Manzano, de 44 años, fue atacado cuando salía de su oficina de un céntrico edificio de esta capital. El individuo agredió al abogado con un puñal, lo persiguió unos cuantos metros, forcejeó con él, lo mató e intentó huir, pero fue detenido casi de inmediato por los guardias del local.

El ensangrentado cuerpo de Montes quedó tirado en el piso 15 del edificio Metrópolis. Al menos 102 abogados han muerto en 68 meses en Honduras de forma violenta, según estadísticas oficiales.

"El autor de este crimen es Rigoberto Paredes, de 28 años", dijo a The Associated Press el vocero policial, Leonel Sauceda. "Y todas la evidencias lo incriminan a él".

"Paredes lloró al ser interrogado y confesó el crimen", subrayó Sauceda. "Y la ropa del detenido está con la sangre de la víctima".

El sospechoso es hijo del poeta y profesor universitario recién fallecido Rigoberto Paredes. Su madre es la abogada y escritora Anarella Vélez.

Montes defendía a la vicepresidenta del Congreso y diputada del oficialista Partido Nacional, Lena Gutiérrez, en un caso de venta irregular de medicamentos que ha sacudido al país y derivó en protestas multitudinarias contra la corrupción en Honduras. En julio, Gutiérrez pagó una fianza de 907.000 dólares para quedar en libertad mientras se defiende. El juez le ha prohibido asumir su cargo de congresista.

Gutiérrez, su padre, dos hermanos y 12 personas más están acusados de cinco delitos relacionados con el uso indebido de documentos públicos y fraude en la venta de medicamentos al Instituto Hondureño de Seguro Social y a la Secretaría de Salud. La fiscalía ha señalado que la empresa AstroPharma, de la familia Gutiérrez, vendió al gobierno medicamentos de dudosa calidad y a precios inflados. Ellos han negado los cargos.

Un tribunal le impuso a su padre Marco Tulio Gutiérrez arresto domiciliario y una fianza de millón y medio de dólares, mientras que a Ginnette, hermana embarazada de la congresista, le otorgó permiso para realizar visitas médicas en el país o el extranjero. Sin embargo, le ordenó pagar una fianza de un millón de dólares, al igual que a su hermano menor, Julio César.

La vicepresidenta es diputada desde 2009. También era vicepresidenta del Congreso cuando el actual presidente Juan Orlando Hernández dirigía la cámara legislativa.

El sistema de salud pública hondureño ha estado bajo cuestionamientos y escrutinios después de que se hicieran públicas irregularidades que descapitalizaron al instituto por más de 300 millones de dólares. Una comisión legislativa divulgó en junio un informe en el que reveló, entre otras cosas, la compra de medicamentos sobrevalorados y defectuosos.

Además concluyó que un grupo de empresarios crearon empresas fachada y efectuaron contribuciones al Partido Nacional manejadas por el actual vicepresidente, Ricardo Alvarez.

El juicio es inusual en Honduras, donde tradicionalmente ha prevalecido la impunidad para los políticos y empresarios que han saqueado al estado, mientras más del 66% de los 8,6 millones de hondureños vive en la pobreza.