Una corte federal de apelaciones en Nueva York confirió una victoria a Argentina en sus esfuerzos para aliviarse de las presiones de una deuda que tiene con fondos de cobertura y acreedores en Estados Unidos.

El tribunal de apelaciones del Segundo Circuito dijo el miércoles que un juez de una corte inferior se había extralimitado permitir que ciertos tenedores de bonos exigieran pago sin demostrar cuánto tienen derecho a cobrar. También dijo que el juez simplificaba en exceso la definición de la clase de tenedores de bonos afectados por sus fallos.

Un fallo redactado por el juez Richard Wesley hizo notar que definir un tipo preciso a la que Argentina debe compensación por negarse a pagar a los tenedores de bonos y calcular esas compensaciones han sido "tareas exasperantes". Pero el fallo del panel de tres jueces sostiene que el juez Thomas P. Griesa facilitaba excesivamente las cosas a ciertos demandantes al crear una categoría de tenedores entre los cuales había algunos que no eran compradores originales de los bonos.

"Si bien los criterios objetivos pueden ser necesarios para definir una clase comprobable, no puede ser que cualquier criterio objetivo sirva", escribió Wesley. "Una categoría definida por 'los que visten camisas azules', aunque objetiva, difícilmente puede considerarse suficientemente categórica y fácil de identificar: no tiene límites de tiempo o contexto, y la composición mutable de sus miembros imposibilitaría la determinación de la identidad de los que visten camisas azules".

La disputa por la deuda de Argentina emergió luego que la nación sudamericana entrase en impago de una deuda de 100.000 millones de dólares en el 2001. El demandante en el caso de la decisión del miércoles tenía una cantidad relativamente pequeña de bonos. La corte de apelaciones ordenó una audiencia de evidencia para decidir la compensación.

Argentina no ha cumplido la orden de Griesa, y los fondos han tratado de incautar bienes argentinos en todo el mundo. El mes pasado, Griesa falló que los demandantes pueden buscar la incautación de bienes argentinos en Estados Unidos salvo que se trate de propiedad militar o diplomática.

El demandante en el fallo del miércoles tenía una cantidad relativamente menor de bonos. La corte de apelaciones ordenó una audiencia probatoria para determinar los daños.

Los abogados de las partes no respondieron de inmediato a los pedidos de declaraciones.

En documentos a la corte, el abogado de los tenedores, Jason Zweig, dijo que el objetivo de la apelación argentina era "prolongar aún más este caso que ya lleva nueve años para demorar el día en que debe pagar sus deudas".

El abogado Carmine Boccuzzi escribió en representación de Argentina que los juicios a favor de los miembros de la clase eran "inflados e imprecisos" porque los bonos en juego se negocian habitualmente en el mercado secundario.