Una ciudad costera de New Jersey dio marcha atrás en sus planes de patrocinar una transmisión en vivo de la misa pública del papa Francisco en Filadelfia tras las amenazas de acciones legales.

De acuerdo a un informe de Press of Atlantic City (http://bit.ly/1JbfeVy ) miembros de Americanos Unidos por la Separación de Iglesia-Estado, un grupo de apoyo con sede en Washington, presentó una denuncia el 10 de septiembre contra el evento en Cape May.

La denuncia decía que el festejo para ver la misa papal el 27 de septiembre en el centro de convenciones de Cape May violaba la Constitución que prohíbe que cuerpos gubernamentales envíen un mensaje de apoyo religioso.

El grupo puso como fecha límite el martes para que la ciudad diera marcha atrás en sus planes o se preparara para acción legal.

Ahora el evento será patrocinado por Cape May Ministerium, un colectivo de sacerdotes que representan iglesias de varias religiones.

___

Información tomada de: The Press of Atlantic City (N.J.), http://www.pressofatlanticcity.com