Las dos cerveceras más grandes del mundo podrían unir fuerzas después de que Anheuser-Busch InBev, que produce las marcas Budweiser y Corona, anunció el miércoles el inicio de charlas con la idea de comprar a su rival SABMiller Plc, propietario de las marcas Miller Genuine Draft y Peroni.

Aunque no se ha presentado una propuesta específica, las acciones en SABMiller se dispararon un 22% al conocerse la noticia. Eso indica que los inversionistas confían en que el acuerdo le dará un valor a la compañía de unos 90.000 millones de dólares. Los títulos AB InBev subieron un 7%.

La compañía fusionada tendría una capitalización en el mercado de unos 275.000 millones de dólares y sería por mucho la cervecera más grande del mundo. Eso posiblemente cause objeciones de reguladores preocupados con que el acuerdo suprima a la competencia y aumenten los precios para el consumidor.

"La intención de AB InBev es trabajar con la junta de SABMiller hacia una transacción recomendada. No puede haber certeza de que esta estrategia resulte en una oferta o acuerdo, o sobre los términos de cualquier acuerdo", señaló la firma con sede en Leuven, Bélgica.

La industria ha experimentado una época de consolidación, conforme los gustos de los consumidores se desplazan hacia la cerveza artesanal y el vino. AB InBev y SABMiller son producto de esta tendencia a fusionarse.

SABMiller se convirtió en la segunda cervecera más grande del mundo en 2002, cuando South African Breweries adquirió Miller Brewing Co., con sede en Milwaukee, Wisconsin.

Comprar SABMiller reforzaría la posición de ABInBev en economías de rápido crecimiento en África y Asia. SAB Miller tiene unos 69.000 empleados en más de 80 países, como Australia, Colombia, Zambia o República Checa.

La compañía, ahora con sede en Londres, informó el miércoles que "revisará y responderá de forma apropiada a cualquier propuesta que pueda hacerse".

Ab InBev se fundó en 2008 cuando la cervecería brasileña-belga InBev adquirió a la icónica marca estadounidense Anheuser Busch Cos. La compañía opera en 25 países y hace más de 200 cervezas, incluidas Stella Artois y Beck's.

SABMiller vendió 324 millones de hectolitros de cerveza lager, refrescos y otras bebidas alcohólicas en el año fiscal que cerró el 31 de marzo, generándole al grupo ingresos netos de producción de 26.200 millones de dólares. En comparación, AB InBev vendió 459 millones de hectolitros y obtuvo ganancias por 47.060 millones de dólares.

Bajo las regulaciones de absorción del Reino Unido, AB InBev tiene hasta las 17 horas del 14 de octubre para presentarle una oferta a SABMiller o retirarse.