La policía malasia empleó el miércoles varios cañones de agua contra personas de etnia malaya que causaron disturbios durante una marcha en apoyo al gobierno del primer ministro, Najib Razak, después de las peticiones de que Najib dimitiera por un escándalo financiero.

Cientos de manifestantes lanzaron botellas de plástico contra la policía antimotines y trataron de abrirse paso hacia el barrio chino, que estaba protegido por barricadas, haciendo que la policía empleara agua mezclada con productos químicos para dispersar a la multitud.

Miles de personas se manifestaban de forma pacífica en un campo cerca del Parlamento.

La protesta, en la que participaron miembros del gobierno y líderes del gobernante Partido Malayo de Najib, pretendía responder una protesta a finales de agosto en la que decenas de miles de malasios reclamaron la renuncia de Najib y reformas políticas

Los manifestantes del miércoles acusaron a ciudadanos de etnia china de fomentar la marcha del mes pasado.