Donald Trump, aspirante a la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos, prometió el martes ofrecer atención sanitaria privada y subvencionada a los frustrados veteranos del ejército y afirmó que los migrantes que se encuentran en el país sin permiso de residencia reciben mejor sanidad que los soldados heridos del país.

Las declaraciones, expresadas en el puerto de Los Ángeles a bordo de un buque militar retirado de la II Guerra Mundial, se produjeron la víspera del segundo debate de las primarias republicanas en el cercano Simi Valley, donde se espera que algunos de los rivales del magnate desafíen su incendiaria retórica sobre migración.

"Tenemos inmigrantes ilegales a los que se trata mucho mejor que a nuestros veteranos", declaró Trump ante los grandes cañones de 16 pulgadas del USS Iowa. "Eso ya no seguirá ocurriendo".

El republicano favorito de las encuestas no dio detalles sobre cómo pensaba pagar la expansión de las fuerzas armadas o la atención sanitaria para veteranos, y la mayor parte de sus planes para política exterior sigue siendo un interrogante.

El millonario pidió una ampliación del ejército tan grande que ningún enemigo desafíe a Estados Unidos, así como un nuevo plan de salud para veteranos que se ven atrapados en las listas de espera de hospitales dirigidos por el Departamento de Asuntos de Veteranos. Al hacerlo volvió a poner la mira en las personas que viven en el país sin autorización legal, un argumento que ha impulsado su campaña desde el principio.

"Hay una delincuencia tremenda, hay una cantidad tremenda de drogas que cruza la frontera", dijo Trump. "Vamos a construir un muro".

Docenas de manifestantes contrarios se reunieron en el aparcamiento contiguo al barco y corearon "Es un racista".

Algunos partidarios de Trump se sintieron molestos por el tono empleado por Trump, incluso los que dijeron que votarían por él.

"Hay que tener cuidado con cómo se habla de la población latina", dijo Craig Pahl, uno de las docenas de veteranos en una multitud de unas 500 personas reunida en la cubierta del barco. "Tengo opiniones muy contrapuestas sobre cómo aborda eso... los hispanos empiezan a pensar 'Vaya, hay mucha gente blanca con prejuicios ahí fuera'''.

Trump anima a la gente con su dura retórica, pero por el momento ha ofrecido pocos detalles sobre políticas de seguridad nacional o política exterior.

También ha tenido problemas para responder a preguntas básicas sobre actores clave en Oriente Medio y otros lugares. Por ejemplo, en una reciente entrevista de radio admitió que no conoce la diferencia entre Hamas y Jezbolá, aunque aseguró que se convertiría en un experto en los intereses de Estados Unidos en el extranjero para cuando llegara a presidente.

Su rival republicano Rand Paul, un destacado crítico de Trump, alegó que la falta de experiencia del empresario con seguridad nacional resulta alarmante.

"¿Quieren que alguien que parece seguir en la universidad esté al cargo del arsenal nuclear?", preguntó Paul durante una entrevista reciente con Associated Press.

Sin embargo, Trump insistió el martes en que sus habilidades en el plano internacional son superiores a las de sus rivales republicanos.

"Peleo con gente muy buena", dijo. "Pero nunca van a hacer nada con esos países. Nunca van a poder hacerlo. Es un instinto. Es algo especial. Ellos no lo tienen".

___

El periodista de AP Robert Burns contribuyó a este despacho desde Washington.