Un juez federal aceptó los cargos presentados contra el exjefe de gabinete de la presidencia de Brasil por su presunta participación en el ardid de corrupción masiva en la petrolera estatal Petrobras.

La oficina del fiscal federal dijo que José Dirceu enfrentará juicio por cargos de corrupción, delincuencia organizada y lavado de dinero presentados en su contra a principios de este mes.

Otras 14 personas también serán juzgadas, incluidos Joao Vaccari Neto, extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores, y Renato de Souza Duque, exdirector de servicios corporativos de Petrobras.

Dirceu es el miembro de mayor rango del Partido de los Trabajadores que ha sido arrestado en relación a la intriga.

Dirceu fue jefe de gabinete de la presidencia en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva entre 2003 y 2005. Fue arrestado a inicios de agosto en su casa, donde se encontraba bajo arresto domiciliario cumpliendo una sentencia de 11 años por su involucramiento en un plan de compra de votos en el Congreso realizado más de una década atrás.

Fiscales han dicho que Dirceu organizó el contubernio en Petrobras, que aceptó sobornos mientras estuvo en el cargo en la presidencia y que continuó recibiendo pagos de contratistas después de que fue encarcelado a fines de 2013 por el escándalo de compra de votos.

Según fiscales, la confabulación en Petrobras involucró aproximadamente 2.000 millones de dólares en sobornos y otros fondos ilegales. Parte de ese dinero fue presuntamente canalizado a los fondos de campaña del partido gobernante y de sus aliados. También incluyó presuntamente el pago de sobornos a ejecutivos de Petrobras a cambio de contratos con costos inflados.