Marcelo Martins, el mejor delantero de la selección de fútbol de Bolivia, y de mayor experiencia internacional, quien milita en el Changchun Yatai de China, renunció el martes al equipo con lo que se ahonda la crisis en el balompié boliviano.

Se trata de la segunda dimisión en una semana a poco del debut de Bolivia ante Uruguay por la eliminatoria al Mundial Rusia 2018.

El ex delantero del Cruzeiro y del Gremio de Brasil de 28 años comunicó su decisión en su cuenta por Twitter molesto por las declaraciones del nuevo técnico Julio César Baldivieso tras la goleada de 7-0 que Argentina propinó a Bolivia a principios de mes en un amistoso jugado en Estados Unidos.

"No concuerdo con la postura del técnico Baldivieso, sus declaraciones fueron infelices. No hay un ambiente adecuado con un técnico que trata con desprecio a los jugadores", dijo Martins.

De padre brasileño y madre boliviana, Martins también jugó en el Werder Bremen de Alemania y ha marcado 12 goles en 49 partidos con la selección.

La semana pasada renunció el caudillo y capitán del seleccionado por una década Ronal Raldes de 34 años, quien dijo que llegó el momento de dar oportunidad a nuevos valores.

Tras la goleada ante Argentina, Baldivieso declaró a la prensa: "Hay jugadores que en vez de jugar están pensando más en intercambiar la camiseta con el rival", en alusión a la actitud de algunos jugadores en el choque con los argentinos. "Hay que volver a encontrar mística y amor a la camiseta", acotó.

Baldivieso asumió la dirección técnica tres días antes del partido con Argentina. El martes dijo en breves declaraciones que "a ningún jugador se le puede obligar a defender la camiseta de la selección".

"Vamos a seguir adelante y espero que no haya más sorpresas", acotó el técnico, quien dijo que se propone hacer un recambio de jugadores. Baldivieso es el cuarto técnico los últimos tres años.

El volante Alejandro Chumacero también manifestó su intención de dar un paso al costado herido por las críticas de la prensa tras la goleada. "Nosotros ponemos el pecho y si ustedes piensan que somos flojos estoy dispuesto a poner a disposición mi cargo", dijo a los periodistas.

La situación surge en momentos en que el fútbol boliviano vive una crisis en su cúpula. El ex presidente de la Federación Boliviana de Fútbol y tesorero de la Commebol, Carlos Chávez, está en prisión preventiva investigado por presunta corrupción al igual que otros dirigentes.

La Commebol todavía no ha reconocido al nuevo presidente interino Marco Ortega.

Bolivia recibirá en La Paz a Uruguay el 8 de octubre y unos días después visitará Ecuador.