La Roma llevó a cabo revisiones de antecedentes de su nuevo director, el estadounidense Italo Zanzi, quien fue alto funcionario de la CONCACAF durante el tiempo en que ocurrieron presuntos actos de corrupción, y se aseguró de que no está vinculado con los escándalos, dijo el propietario del club.

Zanzi fue subsecretario general de la CONCACAF durante casi cuatro años bajo el mando de Chuck Blazer, quien se declaró culpable de soborno y asociación delictuosa tras una investigación estadounidense de los manejos en ese organismo del fútbol y es un testigo que colabora con las autoridades.

Las acusaciones de irregularidades contra Blazer emergieron en 2013 por un caso de malversación. Zanzi dejó la CONCACAF en octubre de 2011, el mismo mes en que Blazer anunció su renuncia al organismo y se unió al club italiano en 2012.

El propietario de la Roma, James Pallotta, dijo a The Associated Press "comprobamos sus antecedentes durante mucho tiempo".

Pallotta agregó: "No hay acusaciones contra él. Cero".

En otros temas, el propietario dijo que la llegada del atacante Edin Dzeko, procedente a préstamo del Manchester City, será clave en su objetivo de ganar el título de la Serie A.

"Un hombre de gran tamaño en el centro es algo que no habíamos tenido en 10 o 12 años", dijo Pallotta.

La Roma inicia su actividad en la Liga de Campeones el miércoles midiéndose al Barcelona.