El gobierno ruso multó a Burger King y la cadena de supermercados francesa Auchan con un total de 600.000 dólares por presuntas violaciones a las normas alimentarias, informaron el martes las agencias noticiosas estatales.

La titular de la agencia de protección al consumidor Rospotrebnadzor, Anna Popova, dijo que las multas a Auchan superaron los 25 millones de rublos (372.000 dólares) y suspendió a "varios cientos" de sus empleados, informaron RIA Novosti y otros medios.

No se aclararon las razones concretas de las multas, y Auchan no quiso hacer declaraciones.

Auchan también fue objeto de denuncias por parte de la agencia agrícola rusa, según la cual algunos productos cárnicos dieron positivo para bacterias como E.Coli y listeria. Tras las denuncias, Auchan cerró algunas instalaciones para higienizarlas, se informó.

Las denuncias se producen en momentos de tensión entre París y Moscú debido a la extensión de las sanciones europeas y la decisión francesa de cancelar un contrato para vender naves de guerra a Rusia.

En tanto, el departamento de Moscú de Rospotrebnadzor dijo que emitió 367 multas por un total de 15,4 millones de rublos (230.000 dólares) luego de inspeccionar 78 locales de Burger King y retiró de la venta más de 14 kilos de alimentos. Las multas fueron aplicadas tanto a individuos como a entidades jurídicas, dijo la agencia. Un restaurante fue cerrado por 90 días por orden judicial, aunque luego reabrió.

La página web de la agencia detalló una serie de violaciones, incluidas la presencia de E.coli, mala ventilación, rotulación incorrecta de alimentos y ausencia de carteles de "prohibido fumar". Las oficinas regionales de la agencia de protección al consumidor enviaron "cartas informativas" sobre posibles violaciones por proveedores de Burger King en sus zonas, un preludio a posibles inspecciones.

El año pasado, en medio de la tensión por las sanciones occidentales, la agencia rusa realizó inspecciones sorpresivas a restaurantes McDonald's en todo el país y cerró brevemente el restaurante principal de la compañía en Moscú, acusándolo de violaciones a las normas sanitarias.