The Associated Press está protestando la breve detención de uno de sus periodistas por la policía húngara mientras cubría el cruce de la frontera por los migrantes, y a quien se le obligó a borrar metraje imágenes de un perro policía tumbando a un refugiado. Hungría rechazó la acusación el martes.

El incidente sucedió el sábado por la tarde cuando el camarógrafo Luca Muzi filmaba a los migrantes que habían cruzado de Serbia a través de los campos cercanos a la población húngara de Roszke. La policía se adentró para detener a las personas y un agente permitió que un perro policía con bozal atacara a un hombre sirio, tumbándolo al piso mientras el sirio gritaba, "¡Por favor, por favor, soy un refugiado!", informó Muzi.

Una policía observó que Muzi filmaba la escena y lo detuvo. Se identificó como periodista de la AP e intento irse, pero no se lo permitieron. Los agentes llevaron a Muzi a una zona oscura afuera del centro de registro de migrantes y exigieron ver el metraje de Muzi, luego le pidieron borrarlo, narró.

En su carta de protesta al vocero del gobierno húngaro Zoltan Kovacs el martes, la AP calificó la conducta de los agentes de "inaceptable" y dijo que los periodistas "deberán poder cubrir noticias sin... correr el riesgo de abuso físico y sin temor a que el gobierno destruya metraje obtenido legalmente".

Kovacs citó los informes de la policía en relación al incidente para rechazar la acusación de la AP. Dijo que los agentes le pidieron a Muzi mostrarles si había imágenes de ellos en su cámara -- insistiendo que tenían permiso para hacerlo -- y no encontraron ninguna, así que no le pidieron borrar el metraje. Kovacs también dijo que los perros estuvieron amarrados durante todo el incidente.

"Los perros pueden ladrar: están entrenados para eso, para ser disuasivos y un poco temibles. Pero es seguro que los perros no atacaron", dijo en una entrevista telefónica desde la zona fronteriza.