Carlos Fayt, el más longevo de los jueces de la Corte Suprema argentina y blanco de las críticas del gobierno, anunció el martes que renunciará a su cargo el 11 de diciembre, una vez que haya asumido el sucesor de la presidenta Cristina Fernández.

Fayt, de 97 años, comunicó su decisión, cuyos motivos no explicó, en un breve mensaje dirigido a la mandataria que fue difundido por el Centro de Información Judicial. El magistrado simplemente acotó que la renuncia "tendrá efectos" en la fecha señalada.

Fayt es el miembro de mayor antigüedad del tribunal supremo, que en diciembre pasará a tener tres integrantes. En los últimos meses el gobierno había puesto en duda su capacidad para ocupar el cargo debido a su avanzada edad.

La Corte Suprema aclaró en un comunicado que Fayt "continuará trabajando normalmente hasta la fecha en que se haga efectiva la renuncia". Agregó que sus colegas Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda "recibieron la decisión y, en un emotivo acto, reconocieron al doctor Fayt por su trayectoria y asimismo decidieron hacer un acto en su homenaje en fecha cercana al mes de diciembre".

El oficialismo criticó que Fayt, un jurista de reconocida trayectoria y miembro de la Corte desde 1983, estuviera ausente en algunos encuentros mantenidos en abril por sus colegas e impulsó una subcomisión parlamentaria para investigar el estado de salud del magistrado, que hasta ahora no ha dado a conocer ningún resultado.

Jorge Rizzo, abogado de Fayt, dijo al canal de cable Todo Noticias que la renuncia "es la mejor resolución que podía haber tomado" el jurista.

"La última embestida del gobierno contra él fue fuerte y no queríamos que siguiera pasando por circunstancias como las de los últimos meses", dijo el abogado sobre el sentir de los allegados de Fayt, a quien se observó con dificultades de movilidad en imágenes televisivas.

Opositores dijeron que las críticas contra Fayt buscaban removerlo para reemplazarlo por un magistrado afín al oficialismo en momentos en que avanzaban investigaciones judiciales sobre supuestos actos de corrupción que salpicaban al gobierno.

La Corte puede funcionar temporalmente con tres miembros pero es de prever que después de que asuma el 10 de diciembre el sucesor de Fernández se abra un escenario de negociación política para ver cómo se reemplazarán las vacantes de Fayt y de Raúl Zaffaroni, quien renunció en enero al cumplir 75 años, y completar así el alto tribunal con los cinco miembros que deben componerlo.

El oficialismo no logró imponer en los últimos meses en el Senado a su candidato para reemplazar a Zaffaroni.

Las elecciones serán el 25 de octubre. De no conseguir el candidato más votado la mayoría suficiente se celebrará una segunda vuelta el 22 de noviembre.