Estonia está dispuesta a crear una nueva aerolínea si la Unión Europea resuelve que la empresa de bandera existente recibió ilegalmente ayuda estatal, un fallo que la llevaría a la quiebra.

El vocero del ministerio de Economía, Mihkel Loide, dijo el martes que se han asignado 40,7 millones de euros (46 millones de dólares) como capital inicial de una nueva aerolínea de propiedad total del estado. Bajo el plan, se admitirían inversores privados nacionales y extranjeros en una etapa posterior.

Creada en 1991 cuando la república báltica recuperó su independencia, Estonian Air ha trabajado con pérdidas buena parte de su historia. En 2014 la aerolínea registró una pérdida operativa de 6,7 millones de euros con ingresos de 69,9 millones de euros.

Desde 2009, el estado ha inyectado casi 60 millones de euros para mantener a Estonian Air en el aire. Transportó 404.000 pasajeros en los primeros ocho meses de 2015 y tiene una flota de cinco aviones.

Se prevé que la Comisión Ejecutiva de la UE resolverá en los próximos meses o a principios de 2016 si la ayuda estatal fue ilegal y contraria a la competencia leal.

Aunque la Comisión resuelva no exigir la devolución de las inyecciones de capital al gobierno, de todas maneras se creará la nueva aerolínea y se la fusionará con Estonian Air, dijo Loide.

La compañía de inversiones Infortar, dueña principal de la compañía de transbordadores Tallink Grupp de Tallinn, había dicho que estaba dispuesta a adquirir Estonian Air bajo ciertas condiciones. También ha dicho que estudiaría invertir en la nueva aerolínea.