Hombres a caballo dieron caza a un toro y lo lancearon hasta la muerte el martes durante la fiesta anual del Toro de la Vega, un evento denostado por los cientos de defensores de los derechos de los animales que asistieron a una manifestación.

Antes del inicio del festejo se registraron enfrentamientos entre activistas y los partidarios de la fiesta, que les superaban en número. Luego el toro, que pesaba más de media tonelada, quedó libre en la ciudad de Tordesillas.

Los activistas realizaron una sentada de protesta pero fueron dispersados, junto a los partidarios de la fiesta, cuando el toro ya en libertad y se dirigió hacia ellos antes de ser conducido al campo para ser lanceado.

El Toro de la Vega se ha realizado por siglos y quienes lo apoyan lo consideran una importante tradición histórica.

La persona a la que se acredita la muerte del toro generalmente recibe una medalla, y en principio un joven recibió felicitaciones por ser el ganador. Pero el alcalde de Tordesillas dijo luego que los jueces del evento resolvieron que no habría premio este año.

El alcalde José Antonio González dijo a la prensa que hubo "varios problemas" en la forma de realizar la faena, pero no aclaró qué reglas se violaron.

En 2012 no hubo ganador porque la muerte del toro ocurrió fuera de la zona señalada.

Los jueces encontraron tres violaciones a las reglas del evento: al toro fue muerto por más de una persona, fue lanceado por detrás y murió afuera del área señalada.

Las reglas especifican que la persona que lancea al toro la primera vez debe matarlo.

El opositor Partido Socialista planea introducir al Congreso una propuesta de ley en relación a la crueldad animal que prohibiría el evento de Toro de la Vega, dijo Antonio Hernando, el vocero parlamentario del partido.

Pero el ministro de Justicia Rafael Catalá dijo que España ya tiene leyes de protección animal y defendió el evento como una "tradición histórica y cultural".

En Tordesillas, la vinicultora Beatriz Álvarez defendió el festival como una tradición que genera empleos para dar servicio a los miles que asisten al evento y dijo que un pequeño grupo de opositores debe ser culpado por la publicidad negativa. "Si no te gusta, no vengas", dijo Álvarez de 42 años.

___

Clendenning informó desde Madrid.