Es imposible derrotar al grupo Estado Islámico sin cooperar con el gobierno sirio, afirmó el martes el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En declaraciones en una reunión en Tayikistán de una alianza de seguridad de países exsoviéticos dominada por Moscú, Putin dijo que Moscú ha proporcionado asistencia militar al gobierno del presidente sirio, Bashar el Asad, y seguirá haciéndolo.

Putin rechazó las acusaciones de que el apoyo de Moscú a Asad ha provocado una marea de refugiados, y afirmó en declaraciones televisadas que sin el apoyo de Rusia al régimen de Asad, el número de refugiados sirios que se dirigen a Europa sería aún mayor.

Estados Unidos señala que Rusia está acumulando material militar en el aeropuerto de Siria, un indicio de que Moscú pretende crear una base de operaciones aéreas, aunque por el momento no han llegado cazas de combate ni helicópteros.