El ex ministro de Comunicaciones de Australia, Malcolm Turnbull, fue nombrado primer ministro tras la destitución del anterior líder luego de una revuelta interna en su partido.

Turnbull fue investido por el Gobernador-General del país el martes, sustituyendo a Tony Abbott, quien fue expulsado tras una votación sorpresa de sus compañeros del conservador Partido Liberal el lunes por la noche.

Turnbull se convierte en el cuarto líder australiano en poco más de dos años y su repentino nombramiento ha dejado profundas divisiones en su administración.

Abbott habló por primera vez el martes sobre su expulsión y prometió facilitar la transición lo máximo posible. Advirtió que la continuidad de la inestabilidad en el gobierno australiano dañará la posición de la nación en el escenario internacional.