El líder izquierdista griego Alexis Tsipras dijo que no formará un gobierno de coalición "antinatural" con sus rivales conservadores si gana las elecciones generales del domingo, pese a que las encuestas sugieren que ningún partido logrará la mayoría absoluta.

En un debate televisado a última hora del lunes, Tsipras prometió formar una coalición "progresista" que no incluiría al partido de centro derecha Nueva Democracia liderado por Evangelos Meimarakis.

Tsipras convocó las elecciones anticipadas tras alcanzar un acuerdo con los países de la eurozona para un tercer rescate financiero al país, a pesar de haber ocupado el cargo de primer ministro solo durante siete meses.

Las duras condiciones exigidas para el paquete de ayuda de 86.000 millones de euros (97.000 millones de dólares) dividió al partido de izquierda radical de Tsipras, Syriza, y un grupo de disidentes se medirá el domingo a su anterior líder de gobierno.

Tsipras, de 41 años, se ha aferrado a la ligera ventaja que le dan las encuestas de opinión pero sufrió una importante caída su índice de aprobación en las últimas semanas.

Los conservadores argumentan que una gran coalición serviría para que Grecia salga más rápido de la crisis económica, mientras que Tsipras mantiene que un triunfo de su formación ayudará a poner fin al dominio de la élite financiera y política que hundió al país en la crisis de deuda.

"Tras la elección habrá un gobierno progresista de responsabilidad nacional", dijo Tsipras durante un debate de tres horas con Meimarakis.

"Habrá un gobierno pero no un gobierno antinatural".

Tsipras fue elegido en enero con un programa anti rescate. Pero a pesar de años de problemas financieros para muchos griegos, el apoyo político al rescate ha aumentado, con la mayoría de los grandes partidos respaldándolo ahora.

El descontento popular, sin embargo, ha fracturado el voto y el número de partidos que tendrán representación parlamentaria podría pasar de siete a nueve. La formación de extrema derecha Amanecer Dorado, que comenzó siendo un grupo neonazi, sería la tercera más votada.

La breve campaña electoral ha despertado poco interés entre la población, pero el debate del lunes fue transmitido en vivo en siete televisoras estatales y privadas.

Mientras Tsipras se preparaba para ofrecer sus conclusiones tras el animado debate, Meimarakis se quejó de que los organizadores le estaban haciendo parecer más alto que él en la pantalla compartida.

Más tarde acusó a los gestores de la televisora estatal de favorecer a Tsipras durante la campaña electoral.

___

El periodista de AP Gatopoulos está en Twitter en http://www.twitter.com/dgatopoulos