El escrutinio definitivo en la cuestionada elección a gobernador de la norteña provincia de Tucumán arrojó que el candidato del oficialista Frente para la Victoria, Juan Manzur, obtuvo 51,64% de los votos, mientras que el opositor José Cano sumó 39,94%, anunció el lunes la junta electoral.

El conteo final de los sufragios concluyó 20 días después de la elección en esa provincia a 1.200 kilómetros al norte de Buenos Aires y que fue objetada por la oposición ante la justicia por numerosas irregularidades.

Si bien la junta electoral difundió los resultados del escrutinio definitivo, no proclamó ganador a Manzur debido a una resolución de las autoridades judiciales que le ordenaron abstenerse hasta que no concluya la investigación sobre presunto fraude.

No obstante, Manzur se autoproclamó ganador en un acto multitudinario ante partidarios el lunes en la capital provincial, mientras que Cano se negó a reconocer el resultado porque, sostuvo, "está invalidado por la justicia".

El escrutinio provisorio, realizado el día de los comicios, otorgaba al candidato kirchnerista el 54% de los votos contra 40% de Cano. En el conteo final no fueron computadas casi medio centenar de urnas, ya que algunas fueron quemadas y otras anuladas por irregularidades.

Los polémicos comicios interfirieron en la campaña para las presidenciales del 25 de octubre y provocaron que los candidatos oficialistas y opositores se trenzaran en acusaciones cruzadas sobre quiénes son responsables de incidentes como la quema de urnas y si realmente el peronismo incurrió en un fraude.

Generaron también violentas manifestaciones populares en la provincia.

Por otro lado, el mismo lunes dirigentes opositores se presentaron ante la Cámara Nacional Electoral para solicitar una serie de medidas que garanticen la transparencia de las elecciones generales de octubre.