El presidente Barack Obama no estará en las boletas electorales de 2016, pero el lunes mostró que busca la manera de imprimir su sello en la contienda que determinará a su sucesor.

Con la campaña de otoño intensificándose, Obama visitó Iowa, un estado electoral crucial que fue sumamente importante para su propio encumbramiento político y el cual será el primero en definir a los precandidatos sin posibilidades de triunfo.

"Sé que todos ustedes están por ser inundados con anuncios y llamadas de un montón de tipos que quieren este empleo", dijo Obama al inicio de una reunión en la Escuela Secundaria North. En broma agregó: "Simplemente no imagino qué clase de persona haría algo así".

Oficialmente, Obama vino a Iowa a anunciar planes para permitir que aspirantes a estudios universitarios soliciten con anticipación apoyo financiero federal. Pero su visita fue además una oportunidad para atraer atención a las políticas demócratas y contrastarlas con las de los republicanos que intentan recuperar la Casa Blanca.

Y tratándose de Iowa, la elección estaba en la mente de muchos de quienes asistieron al acto del mandatario.

Cuando una persona preguntó a Obama sobre sus puntos de vista respecto de las posturas sobre la educación que tienen los precandidatos a la contienda de 2016, el presidente dijo que no diría a nadie por quién votar, "al menos no en este momento; más adelante lo haré".

No obstante, el mandatario criticó a los legisladores republicanos que pretenden mantener los amplios recortes presupuestales nacionales y exhortó a los electores a que no apoyen con su voto a los candidatos que culpan a los maestros de los problemas en la educación, una bofetada a los republicanos que han combatido a sindicatos de maestros.

Una joven voluntaria en la campaña política de Hillary Rodham Clinton, la precandidata presidencial demócrata que encabeza las encuestas para las elecciones primarias de su partido, intentó enganchar a Obama en la contienda interna del partido. Preguntó al presidente si consideraba realista la propuesta del senador Bernie Sanders --principal adversario de Clinton-- de hacer gratuita la educación en las universidades públicas.

Sin mencionar a Sanders, Obama habló de su propia propuesta de que sean gratuitos los cursos que duran dos años en los colegios comunitarios. Si se puede lograr eso, dijo Obama, "pienso que se puede empezar a construir a partir de ahí".

La visita del presidente fue programada para que coincidiera con la gira en autobús que efectúa cada año con motivo del regreso a clases la secretaria de Educación, Arne Duncan. Sin embargo, si Obama hubiera querido mantenerse al margen de la actual contienda electoral, bien podría haber efectuado otra visita que tuviera lugar con alguna de las que Duncan tiene previsto en otros seis estados.

En lugar de ello, Obama escogió Des Moines, la capital de un estado políticamente importante que trae nostalgia al presidente y a sus colaboradores más cercanos. Los votantes de Iowa definieron la sorpresiva victoria de Obama sobre Hillary Rodham Clinton en las elecciones primarias de 2008 del Partido Demócrata.

Obama regresó al estado en la víspera de la elección de 2012 en su último acto político como candidato, un evento emotivo que atrajo a 20.000 partidarios.

___

Julie Pace se encuentra en Twitter en http://twitter.com/jpaceDC