Un hombre que cumplió 34 años en prisión por la muerte de una joven de 15 años antes de que se descubriera nueva evidencia de ADN no será juzgado nuevamente, dijo el lunes un fiscal al anunciar que todos los cargos en su contra serán retirados.

Lewis Fogle, de 63 años, fue dejado en libertad el mes pasado después de que un juez anuló su condena por homicidio. Pero Fogle quedó simplemente liberado bajo fianza hasta que el fiscal de distrito del condado Indiana, Patrick Dougherty, aceptó retirar todos los cargos contra él por la violación y muerte de Deann Katherine Long.

La decisión del juez se originó en una moción conjunta del grupo Innocence Project, con sede en la ciudad de Nueva York, y Dougherty, quienes estuvieron de acuerdo en que la evidencia de ADN suscitaba dudas suficientes para poner en tela de juicio la condena de Fogle.

"Siento que él estuvo involucrado, pero la pregunta era si íbamos a tener alguna vez la evidencia para demostrar eso", dijo Dougherty el lunes. "Como he dicho antes, existe una diferencia entre la inocencia y el ser incapaz de fincarle cargos a alguien".

Fogle fue arrestado en 1981 junto con otros tres hombres, pero él fue el único en ser juzgado. El sostiene firmemente que es inocente.

"Quiero que la gente sepa que no cometí el crimen, y mucha gente allá afuera sabe que yo no cometí el crimen", dijo Fogle a The Associated Press después de la decisión del lunes. "Espero con mucha fuerza que en el futuro cercano surgirá la verdad con los nombres de las partes culpables, y espero que si algunos están aún con vida sean presentados ante la justicia".

Karen Thompson, una abogada del grupo de defensores de Fogle, dijo que 30 estados y el Distrito de Columbia tienen leyes que compensan a quien ha sido condenado equivocadamente. Pensilvania no las tiene, así que él tendrá que demandar si quiere ser indeminizado.

Fogle tenía 30 años, a su esposa embarazada y un hijo pequeño cuando fue condenado en 1982.

"Estoy segura que a la luz de sus 34 años de encarcelamiento y el tiempo en que se le arrebató su capacidad para lograr una carrera" que Fogle podría demandar", indicó Thompson. "Pero hoy sólo está enfocado en su libertad".

Dougherty dijo que los investigadores han interrogado de nuevo a varios testigos desde que el juez liberó a Fogle y llegaron a la conclusión de que "no hay manera de resucitar el caso".

El ADN, tomado del semen encontrado en la víctima utilizando tecnología que no estaba disponible hace décadas, excluyó a Fogle. Las muestras están siendo comparadas con las de otros sospechosos, y la investigación continuará, señaló Dougherty.

"Éste es considerado ahora un caso abierto de homicidio", agregó el fiscal.

Un desconocido encontró el cadáver de Deann el 31 de julio de 1976 cerca de Cherry Tree, aproximadamente 105 kilómetros (65 millas) al noreste de Pittsburgh. El día previo, la hermana menor de Deann vio a un hombre que le dijo a ella que el hermano de ambas había tenido un accidente vehicular, y la hermana la vio posteriormente en el automóvil del hombre.

Ese hombre ingresó por voluntad propia a una instalación psiquiátrica y fue interrogado en cinco ocasiones respecto al asesinato, aunque nunca fue acusado. Pero después de ser hipnotizado para ayudar a los investigadores, él dijo que estuvo presente cuando Fogle, su hermano y otros dos hombres violaron a la niña y después le dispararon.

Fogle fue juzgado y declarado culpable después de que tres informantes en la cárcel declararon que él les había confesado lo ocurrido.