Un paquistaní y dos malasios fueron detenidos en Malasia en relación al atentado del mes pasado en un santuario de Bangkok, en el que murieron 20 personas, según anunció el lunes el jefe de policía de Malasia.

Los tres sospechosos fueron detenidos hace varios días tras un aviso de las autoridades tailandesas, explicó el inspector general Jalid Abu Bakar. Uno de los ciudadanos malasios es una mujer.

La policía malasia investigará a los detenidos y trabajará con las autoridades tailandesas, señaló. La explosión del 17 de agosto en el santuario de Erawan en la capital tailandesa mató a 20 personas, incluidos cinco malasios de una misma familia, e hirió a más de 120 personas.

El responsable de la policía no dio detalles sobre cuándo se presentarían cargos formales contra los sospechoso o cuáles podrían ser esos cargos.