Cerca de 300 personas protestaron en la segunda ciudad más grande de Rusia por la destrucción de un bajorrelieve de un siglo de antigüedad del demonio Mefistófeles y solicitaron una mayor protección de parques y edificios históricos que dicen están bajo amenaza.

La escultura era un pequeño punto de referencia en San Petersburgo, una ciudad reconocida por su impresionante arquitectura. Su destrucción en agosto por vándalos no identificados aumentó los temores de una intolerancia religiosa en Rusia.

También el mes pasado, activistas saquearon una exhibición de artistas inconformistas en Moscú, gritando que las piezas ofendían a los cristianos.

Alexander Kobrinsky, un legislador de San Petersburgo quien participó en la protesta del domingo, dijo que el objetivo era "defender nuestra ciudad de vándalos, compañías de construcción e incluso organizaciones religiosas".

Irina Kruglova, una manifestante de 67 años, dijo que fue "a defender mi ciudad del vandalismo y la avaricia".